Entrada destacada

Alumnos del IPN desarrollan aplicación móvil para el fortalecimiento de las lenguas indígenas mexicanas.

Ciudad de México a 17 de mayo de 2022.-  El Instituto Politécnico Nacional (IPN) se coloca nuevamente a la vanguardia en el desarrollo de la...

jueves, 28 de marzo de 2019

Banxico permanece alerta: Citibanamex. Nota Oportuna.

  La Junta de Gobierno del Banco de México anunció su decisión de política monetaria de marzo, manteniendo la tasa de fondeo sin cambio en 8.25%. Como esperábamos, el voto para mantener la tasa de política en su más alto nivel en la última década fue unánime, y el lenguaje general del comunicado continúa apuntando hacia un banco central que sigue preocupado tanto del bajo crecimiento como de presiones inflacionarias al alza.

Aun cuando reconoce un balance de riesgos inflacionarios ligeramente menos pesimista, el comunicado tuvo un tono más restrictivo de lo anticipado, en nuestra opinión. Percibimos que el comunicado de política monetaria de febrero, las minutas correspondientes y finalmente el Informe Trimestral del 4T18 dieron un mensaje progresivamente menos “halcón”. Ciertamente esperábamos que esta tendencia continuara en el comunicado de hoy, aunque eso no fue lo que vimos. Los miembros de la Junta concedieron que las condiciones de mercado tanto para el peso como para las tasas de interés siguen siendo favorables, si bien rápidamente minimizaron dicho argumento al mencionar que los precios de los activos nacionales continúan reflejando primas adicionales como resultado de factores de riesgo significativos asociados a la economía mexicana. La Junta reconoció que la inflación general ha seguido mostrando una tendencia a la baja, si bien mostraron nuevas preocupaciones, como las relacionadas con los precios de los energéticos, así como incrementos en la inflación de las mercancías alimenticias y precios de algunos servicios que se mantienen elevados. La lista característica de riesgos inflacionarios que aparece en todos los comunicados de política monetaria se mantuvo idéntica a la de la decisión de febrero, con el importante reconocimiento de que “se han intensificado algunos de los factores de riesgo a la baja”, aunque se mantienen otros que la podrían presionar al alza en mayor magnitud.

Seguimos considerando que Banxico se moverá gradualmente hacia un territorio más neutral, dando suficiente guía futura en sus mensajes para señalizar el inicio de recortes en su tasa de política en junio. Pensamos que múltiples factores contribuyen a un panorama favorable para la inflación en el mediano plazo, incluyendo el menor dinamismo de la actividad económica, un entorno benigno para el tipo de cambio, y una Reserva Federal más “paloma”. En lo que toca a este último punto, en el comunicado de hoy ya notamos un énfasis especial en torno a las recientes acciones de la Fed, y creemos que la riqueza de la discusión será evidente en las minutas. Los riesgos inflacionarios permanecerán sesgados al alza en el futuro previsible, lo que garantizará que Banxico mantenga una retórica cautelosa en comunicados subsecuentes. Aun así, en la medida que se consolida la tendencia a la baja que hemos visto en la inflación general desde enero y que la inflación subyacente se mantenga contenida, esperamos que el banco central inicie prudentemente su ciclo de recortes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario