Huawei presenta en México la serie HUAWEI Mate 20

lunes, 29 de octubre de 2018

Mexicali: entre la frivolidad gubernamental y la inseguridad social.


Alfonso Villagrán Contreras
Miembro del Comité Estatal del Movimiento Antorchista en BC
La mayoría de los gobernantes mexicanos, seguramente también de otros paises, sufren, como María Antonieta, de una desmedida frivolidad y se ciegan sobre la realidad, le hacen como la emperatriz austriaca que construyó para sí una realidad paralela, que rayaba en lo absurdo, siendo todo miel sobre hojuelas para ella, mientras el pueblo francés atravesaba por una de sus mayores hambrunas.
Lo dicho viene a cuento y aunque usted no lo crea amable lector,  por la situación que atraviesa el pueblo de Mexicali siendo el presidente municipal, Gustavo Sánchez Vázquez, su principal responsable.
Cuenta y corre, desde que empezó la administración de Sánchez Vázquez, a las peticiones que hacemos los antorchistas no se les da solución, con el agravante de que ha sido el propio munícipe quien nos ha atendido en dos ocasiones, dando órdenes de solución, y aún así, las demandas no se resuelven. Hay que sumar dos cosas más, que es lo que hace crisis en el caso, ya no sólo no se atienden las demandas de los antorchistas, sino que ya hasta tenemos prohibida la entrada al palacio municipal, vayamos en manifestación o no, solos  o acompañados, de forma inmediata los encargados de la seguridad pública bloquean los accesos.
Lo otro es respecto al reconocimiento que se hizo al alcalde, por ser Mexicali una de las ciudades más seguras, lo cual es un disparate, pero como señalé al principio del escrito, hay gobernantes que viven en un idilio donde todo es color de rosa, considero que si en algo falla Mexicali es en el combate contra la inseguridad, pues a diario desfilan los amantes de lo ajeno por todo el municipio sin que nadie les ponga freno.
Pero la mayor inseguridad que viven los habitantes de la ciudad que capturó el sol, es la falta de servicios médicos, agua, drenaje, pavimento, electricidad, además de sufrir de un muy caro y mal transporte público, que por cierto va a aumentar su precio, así como la infraestructura insuficiente en escuelas públicas que no da cabida a la demanda escolar y en algunos casos mantiene a los pequeñines en verdaderos hornos por no tener refrigeración. Si lo dicho es poco, falta el tema de las casas de interés social que se han vuelto verdaderos basureros que permiten la incubación de fauna nociva a la salud, que según cuentas del munícipe suman más de 50 mil, claro que el tema le interesó en su momento, porque una buena parte de esas viviendas son ocupadas por miles de familas que ante la ausencia de programas de vivienda gubernamental, se dan a la tarea de limpiar y resolver su problema con estos cuchitriles.
Así pues, en campaña, Sánchez Vázquez aseguró a los miles de ocupantes de casas que tomaría el tema en sus manos para promover una solución (cabe señalar que no ha sido el único politico que usa este problema social para acarrear agua a su molino) de ganar la presidencia municipal de Mexicali, lo cual, a unos meses de iniciar un nuevo proceso electoral para cambiar el ayuntamiento, no se ha hecho absolutamente nada, pero fue buen gancho para obtener sufragios de zonas tan marginadas como Los Santorales, fraccionamientos aledaños al Ejido Puebla y más. Por tal razón, repito y acevero que es un disparate, no sólo otorgar, sino recibir sin ningún rubor un premio por ser Mexicali una ciudad segura.
Suma y sigue, la situación se agrava cuando uno visita y conoce de cerca (que al parecer ni por asomo lo ha hecho el alcalde o su gente) comunidades como el poblado López Portillo perteneciente a la delegación Carranza del Valle de Mexicali, lugar en el que tal pareciera nunca pasó Dios, pues la gente carece de servicios fundamentales como drenaje, energía eléctrica y una vivienda digna, además de centro de salud, alumbrado público, pavimento, espacios recreativos, etc. Por increíble que parezca la gente vive, de forma literal, en casas hechas de cartón, hule, racas o cachanilla, y no es un caso aislado, comunidades como esta hay varias, en el abandono gubernamental de los tres órdenes, tan sólo en esta demarcación hay más de 10 mil habitantes que no cuentan con un centro de salud digno donde puedan atender o prevenir problemas de salud.
Estos razonamientos son los que han motivado a los antorchistas de Mexicali a salir a las calles a manifestar su inconformidad esperando la sensibilidad de sus gobernantes y resolver cuando menos los problemas más graves que plantean, sin embargo, como quedó expuesto, las autoridades andan como María Antonieta de banquete en banquete, entre la gente de sociedad y buenas costumbres, recibiendo halagos y aplausos, que los ensordecen y ciegan para ver la pobreza que pulula por las calles y genera descontento social, pues mientras unos cuantos, los más allegados a estos remedos de emperador, gozan de lo superfluo, la inmensa mayoría se sume en la más brutal marginación pagando impuestos caros y recibiendo salarios de hambre para mantener a los de arriba.
Si lo dicho suena exagerado, el último dato, tan seguro y enamorado esta Gustavo Sánchez del buen trabajo que ha realizado, que esta pensando en reelegirse para presidente municipal o si no competir por algún otro cargo público, juzgue usted. Así que no extrañe a nadie las siguientes manifestaciones que realicemos los antorchistas en días subsecuentes, las cuales anunciamos oportunamente el pasado 13 de septiembre en un mitin frente al palacio municipal, mismas que serán encaminadas a realizar una marcha y concentración frente al ayuntamiento el próximo  miércoles 14 de noviembre, pues hay problemas de sobra y los antorchistas sabemos luchar para resolverlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario