Entrada destacada

Alumnos del IPN desarrollan aplicación móvil para el fortalecimiento de las lenguas indígenas mexicanas.

Ciudad de México a 17 de mayo de 2022.-  El Instituto Politécnico Nacional (IPN) se coloca nuevamente a la vanguardia en el desarrollo de la...

jueves, 29 de diciembre de 2016

Diconsa lleva con mulas la canasta básica a poblaciones aisladas en faldas del volcán Tacaná


Los habitantes de Cacahoatán arrean los animales de carga para que los productos básicos no falten a las familias chiapanecas

Son las primeras horas del día y aunque los rayos del sol logran asomarse a través de la espesa neblina, la visibilidad es casi nula. Se trata del ejido Azteca, en Cacahoatán, Chiapas, donde se cargan las bestias de carga con productos de la canasta básica. El destino: Piedra Parada.

Es justo aquí donde la importancia de Diconsa cobra fuerza, sus 26 mulas inventariados inician su trayectoria. Son los que movilizan la canasta básica a las pequeñas poblaciones enclavadas en las faldas del volcán Tacaná.

A esta zona de la geografía chiapaneca, la paraestatal lleva mensualmente alrededor de 10 toneladas de comestibles. “El camino es duro, pues entre brechas, lodo, lluvia y una mínima claridad hay que caminar. Lo único que nos alienta a seguir es la satisfacción de llevar alimento a quien carece de él”, afirmó el subjefe administrativo del almacén rural Tuxtla Chico, Marco Antonio del Valle.

La forma de abastecer a los ejidos de Tecoytac, Piedra Parada y Soledad y Progreso es semanalmente. Con días de anticipo, los pobladores hacen su pedido al almacén Tuxtla Chico. Regularmente requieren maíz, frijol, sardina, atún, harina de maíz y artículos de limpieza. La paraestatal lleva en vehículos automotores los productos hasta el ejido Azteca, donde termina la carretera. El resto será trabajo de los semovientes.

Marco Antonio del Valle reiteró que el éxito del abasto oportuno es la suma de voluntades, así como la capacidad de coordinar acuerdos entre Diconsa y los pobladores, quienes al amanecer trasladan los productos, ya que en ese horario la lluvia es mínima. Las mulas cargan alrededor de 100 kilogramos y se internan en la selva de niebla para transitar por más de dos horas hasta llegar a sus localidades.

La tienda comunitaria de Piedra Parada surte alimentos con alto valor nutricional a cerca de 270 habitantes y ofrece un ahorro superior a 20% en los productos de la canasta básica y hasta 50% de ahorro en la compra de maíz.

El almacén rural Tapachula también utiliza animales de carga para llevar alimentos de alto valor nutricional a las comunidades vulnerables El Naranjo, Chespal Nuevo, Chanjalé y Salchiji, destacó por su parte el jefe del almacén rural de Tapachula, Próspero Gómez Ponce.

Aunque las mulas son propiedad de Diconsa, añadió, los encargados de las tiendas y de los Comités de Abasto son quienes tienen el compromiso de cuidarlas, ya que estos representan una eficaz herramienta de trabajo que les permite tener abastecidas sus tiendas en tiempo y forma.

+++

No hay comentarios:

Publicar un comentario