martes, 4 de diciembre de 2018

Atención Kamal Anthony Hatoum: clientes reportan practicas para evitar emitir comprobantes fiscales en Tiendas 3B



*Robos de empleados, probables fraudes y posible evasión fiscal

Por Manuel Gómez. 

Para 3B nuestro cliente es primero, buscando todo el tiempo generar más valor por su dinero”, es la filosofía de Tiendas 3B en texto, el cual se encuentra en el apartado “Nuestra Filosofía”, de su sitio de Internet (https://tiendas3b.com/compania/), propósito que, a decir de quienes nos han hecho llegar sus quejas, en la realidad no es mas que un apartado que rellena un espacio.

Ello frente a las prácticas de sus gerentes y cajeros, entre las que destacan mal trato a los clientes, discriminación y amenazas, evasivas y diversos artilugios para evitar emitir comprobantes fiscales, al aprecer establecidos por quien dice ser encargado de impuestos de nombre Abdón Campos Chavarría, quien a decir de nuestros entrevistados no solo evade atender a los clientes que tienen quejas, sino que encubre a los responsables en las tiendas, razón por la cual piden que las autoridades correspondientes investiguen y apliquen la ley como corresponda.

Tiendas 3B es una firma de tiendas de barrio que preside Fady Michel Abouchalache, quien dado el éxito que en México el negocio, ha desarrollado planes para expandir el concepto a Medio Oriente para lo cual cuenta con todo el respaldo de Quilvest, una multimillonaria firma de gestión de patrimonios y capital privado, con sede en Paris.

Fady Michel Abouchalache, quien vivió hasta los 18 años de edad en Libano, es notable en el campo de las finanzas y diversidad de negocios internacionales. En sus inicios trabajó en Booz Allen y Hamilton, Procter & Gamble y Banque Paribas.

Es vicepresidente, desde el 2009 de Quilvest Wealth Management, compañía a la que ingresó en 2001 para dirigir actividades de capital privado a nivel global; miembro del Consejo de Supervisión de la Compagnie Internationale André Trigano Société Anonyme y C.I.A.T., y director de Pasha's Restaurants Inc., y forma parte de los Consejos Asesores de Acto, Francia; Marco Polo, Francia; MCH, España; Sinergia con Imprenditori, Italia; y TCR IP, Francia.

El CEO de Tiendas 3B es Kamal Anthony Hatoum, quien parece que luego de trabajar desde el lado de la banca de inversión, con la cadena de tiendas de comercio al menudeo BIM, de origen turco que encabeza Latif Topbas, tuvo la idea de abrir un negocio similar y atacar agresivamente el mercado de menudeo, orientado al descuento.

Anthony Hatoum es un empresario libanes de 54 años, ingeniero de profesión, quien trabajó para JP Morgan, McKinsey y Merryll Lynch y desde el año 2004 abre tiendas con la marca “Tiendas 3B”, aprovechando un slogan comercial muy viejo en México: “Bueno Bonito y Barato” y atacando un mercado denominado “hard discount” o descuento agresivo y ofrece productos de marca en su mayoría de proveedores alternos, buscando ofrecer precios hasta 20 por ciento menores a los de otras tiendas, como Neto, de Ricardo Salinas Pliego y Oxxo, por ejemplo.

Tickets ilegibles, empleados ladrones y tramposos en Tiendas 3B; mafia
Probablemente la pericia en los grandes negocios de Abouchalache y Anthony Hatoum, no ha servido para eliminar ni detectar las prácticas y acciones de malos mexicanos en sus Tiendas Tres B, y los clientes no quisieran pensar que son estos empresarios quienes han creado una estructura de fraude contra sus propias tiendas y contra sus clientes, muchos de los cuales han dejado de comprar, intimidados por amenazas cuando los han confrontado.

Varios clientes entrevistados dijeron que es muy común en Tiendas 3B que los tickets que entregan a sus clientes luego de sus compras, ante el letrero que hay en todas estas de que “si no le entregan su ticket, su compra será gratuita”, sean impresos en rollos de papel con tinta que apenas se nota, donde en la parte superior aparece la razón social, su RFC y domicilio fiscal, seguido de los datos de la sucursal, y datos del cajero y claves de los productos adquiridos por el cliente; el total y el IVA, para el caso, seguido de la fecha y hora de la compra y la leyenda “No Fiscal”.

Hasta aquí parece que tales tickets cumplirían lo establecido por la norma fiscal para emisión de tickets de compra, salvo el caso de la legibilidad, ya que en su mayoría, la tinta o tonner de impresión es casi inexistente, lo cual origina que tal comprobante de compra sea ilegible, con lo cual todas las demás disposiciones de la autoridad fiscal para el caso quedan nulificadas y en tales casos, Tiendas 3B incumple con tal normatividad.

Parece que el hecho de los tickets ilegibles es intencional, a fin de que el cliente no se percate de lo que en estos hay impreso, ya que se presta a que los cajeros anoten como recibida por la compra, una cantidad superior de dinero, respecto de la realmente recibida.

Por ejemplo, si el cliente adquirió productos por 95 pesos y paga con un billete de 100 pesos, los cajeros ponen como recibido un billete de a 200 o 500 pesos, pero a la hora de entregar el cambio, entregan solo el correspondiente por la cantidad realmente recibida. Sin embargo, nominalmente para el corte de caja, todos los excedentes de dinero en las cajas son retenidos por los cajeros, con lo cual se configura el robo a la tienda, sea que cada cajero se quede con todo el dinero excedente de su caja o sea que se quede con una parte y el resto lo entregue al gerente de la tienda y este a su gerente de zona y todos estos al jefe de toda la mafia de ladrones que está dentro de la tienda.

Este tipo de robo solo se puede realizar con la complicidad de los gerentes de tienda y los gerentes de zona, ya que son los encargados de las compras y de los cortes de caja de toda la tienda, así como de la facturación tanto por las compras como por las ventas.

Contamos con todo el respaldo de nuestro gerente de zona para hacer lo que hacemos, así que hágale como quiera o denuncie con quien quiera”, dijo a un cliente inconforme la gerente de la Tienda 3B de la Colonia Del Carmen, en Valle de Chalco, Estado de México, --quien se negó a proporcionar su nombre, pero que a decir de sus compañeros se llama Isabel-- cuya familia, posterior a este hecho, fue víctima de acoso por parte de varios empleados incluso de acoso en contra de menores de edad, quienes se sintieron amenazados, ya que varias empleadas de dicha tienda empezaron a intimidarlos con la mirada y una actitud amenazante y hacer señas hacia sus personas: “Mamá, mira esa señora me está mirando feo y me quiere pegar”, dijo uno de los niños.

Además de lo anterior, en el caso de dicha tienda Sucursal 315, Calle Poniente 12, Mz. 1390, Lt 09 Col. El Carmen Valle de Chalco; Estado de Mexico, han ocurrido inumerables robos a menores enviados a comprar articulos de primera necesidad por sus madres, al grado que ello ha sido alertado por el sacerdote de la iglesia de esa zona, y la gente dice que los empleados podrían estar coludidos con los ladrones, previniendo a los padres para que no manden a sus hijos solos o los manden a otras tiendas a donde tengan seguridad.

El robo de empleados contra Tiendas 3B mediante este artilugio se ve protegido por el hecho de que por alguna razón, Kamal Anthony Hatoum ha considerado para su negocio que no se realice una facturación moderna y centralizada, como es el caso del sistema de numerosas tiendas de autoconsumo, chicas o grandes, como es el caso de Wal Mart, Comercial Mexicana, Soriana, Chedrahui, Sams Club y El Puma Abarrotero o Tienda Amiga y Neto, entre otras.

Ello implica que por tal práctica, Tiendas 3B podría estar perdiendo millones de pesos al mes, debido a que esta responsabilidad la deja en manos de los gerentes de cada una de sus tiendas, quienes tienen manga ancha para tomar decisiones en contra de la propia tienda, como en este caso, y en contra del cliente, en el caso de que este les requiera factura electrónica.

Probable evasión fiscal en Tiendas 3B; señalan a Abdón Campos Chavarría como responsable
Las prácticas anteriormente descritas se ven perfeccionadas con el hecho de que, a decir de los entrevistados, --cuyos nombres se omiten debido a que temen sufrir alguna clase de agresión o lesiones por parte de los empleados de tales tiendas o sus posibles cómplices-- los cajeros se niegan a emitir factura electrónica por comporas que sean inferiores a 100 pesos.

Durante todo el 2016 y el 2017 no pude facturar una sola de mis compras, ya que eran de 30, 40 o de hasta 90 pesos y los cajeros siempre me dijeron que tenían indicaciones de su gerente de únicamente facturar por compras de 100 pesos en adelante y tampoco aceptaban que llevara tickets de compras que hiciera a lo largo de una semana, porque me decían que solo podían facturar en el momento de la compra, siempre y cuando esta fuera de más de 100 pesos”, aseguró uno de los entrevistados.

Otro entrevistado comentó que cuando le dijo a una cajera que aunque fuera una compra por cinco pesos, su obligación era emitir la factura, por lo que esta llamó a su gerente, quien dijo al cliente que era mejor que acumulara los tickets de sus compras, hasta que sumaran 500 o 1000 pesos y así le haría su factura electrónica por esa cantidad y le ahorraba trabajo.

Tal mecanismo fue infructuoso, ya que al presentar los tickets por tales sumas en uno o varios meses, todas las veces que el cliente acudió a que se le hiciera su factura, el encargado fue negado por los cajeros.

Dicho cliente dejó de comprar en Tiendas 3B porque, además de lo anterior, los cajeros lo miraban con coraje y platicando entre ellos señalándolo. “Ahora mejor voy a la tienda Neto; aunque me cueste más caro, ya que allí los tickets los puedo facturar cuando yo pueda”, dijo un ex cliente de estas tiendas.

Otros clientes refirieron el mismo caso.

Mi esposa realizaba muchas compras en Tiendas 3B. Le pasó que varios años le dijeron que no podían facturar por compras que fueran menores a 100 pesos y así durante varios años no fue posible facturar tales compras. El año pasado me presente con tickets como de tres meses y tampoco me los quisieron facturar, por lo que hice una busqueda en Internet y puse mi mi queja con una señorita encargada de facturación, quien me pidió todos los tickets. Tuve que gastar para que capturaran todos los datos de los tickets, pero finalmente esa señorita me hizo la factura.”

Y añadio: “luego le dije a la gerente de la tienda como me había facturado la señorita del corporativo y empezó a facturarme los tickets conforme se realizaba la compra, pero por el mes de julio del año pasado, me dijo que era mejor que acumulara los tickets, hasta que sumaran 500 o mil pesos y que se los llevara, para que ella los facturara y así empecé a hacerle, de modo que emitió facturas por esas cantidades hasta noviembre”.

Despues de eso, la gerente de esa tienda dijo que perdió los tickets que le llevó el cliente, pero “que ya los había facturado y que no sabía por que no le había llegado la factura”, pero que no se preocupara, “que se lo facturaría cuando entregara los siguientes tickets que acumulara” por sus compras.

Luego de que esta gerente perdiera estos tickets, y que me dijera que ya los había facturado, lo cual es mentira, mas o menos a mediados de febrero de este año le hice entrega de otros tickets, para que los facturara. Pasada una semana le pregunte y me dijo que ya había hecho la factura, pero esta no me llegó a mi correo y tampoco la tenía registrada el SAT”.

Mientras pasaba esto, tanto mi esposa como otros familares, amigos y vecinos me dijeron que les estaban haciendo lo mismo y que a varios de sus conocidos que también compraban en esta tienda, referido a que pagaban con un billete de a 50 pesos o de a 100, y en los tickets aparecía como si hubieran pagado con billetes de 100, 200 o 500 pesos, según el caso, al decirle a las cajeras, ellas decían que eso era un error de la máquina y que no tenía nada que ver, ya que les daban su cambio completo.

A principios de marzo me presenté con la gerente de la tienda y me dijo que ya había hecho la factura, pero le dije que no me había llegado, pero que iba a revisar en el SAT y, habiéndolo hecho, no había tal factura, por lo cual me di cuenta de que esta persona me estaba engañando. Al decirle esto en otra ocasión, me dijo que eso era por indicaciones de su gerente de zona, quien le dijo que él había hecho la factura. Ante ello, decidí informar de esto ante el SAT, organismo que requirió la factura y ante su negativa a emitirla, me informó que el asunto había pasado al area de atención para investigación de denuncias”.

Explicó que quien dijo llamarse Abdón Campos Chavarría le dijo que era el encargado de impuestos de Tiandas 3B y que le enviara los tickets para emitir la factura, pero resulta que los tickets los tiene la gerente de la tienda, quien a su vez, al ir a pedirlos la gerente se ocultó y se anduvo escondiendo por más de un mes. Al decir esto a Abdón, este comentó: “no te preocupes, yo pediré los tickets y te hago la factura”. Así paso más de un mes sin recibir el comprobante fiscal.

Posteriormente el cliente dijo que volvió a la tienda para pedir los tickets y la gerente dijo; “No tengo sus tickets, porque los tiré a la basura, pero yo hice la factura cuando usted denunció en el SAT”, dijo al cliente, quien le pidió que hiciera favor de enviarle la factura a su correo electrónico y que iba a checar en el SAT.

Al día siguiente, Abdón Campos Chavarría habló al celular del cliente para decirle --mintiendo y tal vez con el propósito de que pasaran más meses sin resolver el asunto-- que iba a hacer la factura “por única ocasión”, y luego al requerirle el cliente que lo hiciera cuanto antes, le dijo que, para él, esos tickets no eran del cliente y que si los tenía era porque los había recogido de la basura, a lo que respondió el cliente que los tickets de compra los había acumulado por las compras de su esposa, y los entregó a la gerente, así como ella misma lo había pedido, quien todas las veces mintió diciendo que ya había generado la factura, incluyendo el día anterior, cuando dijo que dicha factura se había emitido y que ella había tirado los tickets a la basura, frente a lo cual Campos Chavarría de plano dijo que no iba a emitir la factura y que le hiciera como quisiera y ante la insistencia del cliente, mencionó que hasta los primeros días de diciembre de 2018, Campos Chavarría se negó a emitir la factura.

De acuerdo con lo anteriormente referido por los entrevistados, resulta que los empleados de Tiendas 3B, --con la probable complicidad de los directivos o sin esta-- realizan una serie de prácticas con el propósito de robar a la tienda y de realizar una serie de prácticas con el fin de omitir el cumplimiento de obligaciones fiscales de dicha tienda, en perjuicio de sus clientes y/o del fisco.

Practicas indebidas en Tiendas 3B

1.- Emiten tickets ilegibles.
2.- Anotan en los tickets cantidades de dinero superiores a las recibidas como pago de los productos adquiridos por los clientes.
3.- Se niegan a facturar compras menores a 100 pesos.
4.- Cuando el cliente exige factura, empiezan por facturarle por cualquier compra por pequeña que sea y luego le piden que acumule tickets para no emitir tantas facturas y emitir ada vez solo una por la suma de las compras en un determinado lapso.
5.- Facturan tickets acumulados, durante un tipo luego de lo cual, argullen que las facturas por tales tickets acumulados ya se hicieron, sin que eso haya ocurrido y se mantienen en ese dicho todo el tiempo.
6.- Tiran a la basura los tickets que el cliente acumuló y entregó al gerente.
7.- Frente a una denuncia de tales hecho ante el SAT, un sujeto que dice llamarse Abdón Campos Chavarría, quien se ostenta como Encargado de Impuestos de Tiendas 3B, dice que va a generar la factura electrónica y que va a recuperar los tickets.
8.- Pasados varios meses y requerido nuevamente de la factura, Abdón Campos Chavarría llama personalmente al cliente para decirle que elaborará la factura solo si el cliente presenta los tickets.
9.- Al comentar a Abdón Campos Chavarría que los tickets fueron entregados al gerente de la tienda y que se los pida a este, dice que si el cliente no tiene los tickets, no se le puede hacer la factura y que, además según su gerente de tienda, es imposible que el cliente haya hecho compras por la cantidad por la que requiere la factura y que si presenta tickets es porque los levantó de la basura.

Ante ello, los ex clientes de Tiendas 3B piden a los directivos y dueños libaneses, Fady Michel Abouchalache y Kamal Anthony Hatoum, atender y resolver estas anomalías realizadas por sus empleados en sus Tiendas 3B y, a las autoridades, investigar y aplicar las sanciones que haya a lugar, ya que, a decir de expertos en el tema, tales prácticas podrían estar encubriendo actividades de lavado de dinero, en las que podrían estar involucrados grupos criminales ajenos a la empresa.

Consultados a este respecto, autoridades ministeriales del fuero común y federal, indicaron que, independiente de los afectados realicen su queja y denuncia en el SAT y ante la Profeco, pueden acudir a la Agencia del Ministerio Público de la Fiscalia General en localidad, con las pruebas que cuenten y con testigos, ya que tales prácticas podrían constituir el delito de Fraude y ante la delegación de la PGR por su similar.
+++

No hay comentarios:

Publicar un comentario