Entrada destacada

Alumnos del IPN desarrollan aplicación móvil para el fortalecimiento de las lenguas indígenas mexicanas.

Ciudad de México a 17 de mayo de 2022.-  El Instituto Politécnico Nacional (IPN) se coloca nuevamente a la vanguardia en el desarrollo de la...

sábado, 29 de abril de 2017

EL CONSEJO DE ESTABILIDAD DEL SISTEMA FINANCIERO ACTUALIZA SU BALANCE DE RIESGOS

 En sesión presidida por el Secretario de Hacienda y Crédito Público
y con la presencia del Gobernador del Banco de México, el Consejo
de Estabilidad del Sistema Financiero celebró el jueves 30 de marzo
su vigésima séptima sesión ordinaria.
 En esta sesión, el Consejo analizó la evolución de los riesgos que
enfrenta el sistema financiero y aprobó el Informe que debe
presentar anualmente al Ejecutivo Federal.
La volatilidad en los mercados financieros internacionales disminuyó en las
últimas semanas de manera significativa como respuesta a diversos factores,
incluyendo la publicación de cifras que apuntan a un mejor desempeño al
esperado tanto en economías avanzadas como emergentes.
Este entorno de menor volatilidad y mejores perspectivas de crecimiento
económico global han propiciado un incremento en los flujos de recursos hacia
las bolsas de valores y otros activos de mayor riesgo, incluidos los de
economías emergentes. Dicha situación se ha presentado a pesar del reciente
aumento en la tasa de referencia por parte de la Reserva Federal, así como de
la menor posibilidad de que el Banco Central Europeo y los bancos centrales
del Reino Unido y Japón instrumenten mayores estímulos monetarios debido a
la continua disipación de las presiones desinflacionarias en sus países.
Si bien los mercados financieros han evolucionado de manera favorable en las
últimas semanas, persiste un alto grado de incertidumbre sobre las políticas
económicas planteadas por el nuevo gobierno de los Estados Unidos. Entre
otros, existe el riesgo de que las relaciones comerciales globales transiten a un
nuevo equilibrio de mayor proteccionismo, el cual podría conducir a un
debilitamiento del comercio mundial.
En los últimos meses de 2016, las tasas de interés internas experimentaron
presiones al alza y el peso mexicano una depreciación importante, fenómenos
que se exacerbaron a partir del resultado de las elecciones en los Estados
Unidos. No obstante, los aumentos secuenciales en las tasas de interés de
referencia de la política monetaria, las medidas anunciadas por la Comisión de
Cambios y las declaraciones recientes de funcionarios de ambos países, en el
sentido de que sí es factible lograr una renegociación razonable del Tratado de
Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero
Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), han contribuido a que las tasas
de interés de largo plazo y el tipo de cambio muestren una reversión
considerable.
Por otra parte, las medidas de políticas fiscal anunciadas por la Secretaría de
Hacienda han tenido como propósito reforzar la sostenibilidad de las finanzas
públicas y estabilizar la deuda pública como porcentaje del PIB, dando
cumplimiento a la trayectoria de consolidación fiscal comprometida en 2013. A
su vez, las acciones de política monetaria del Banco de México han estado
encaminadas a mantener el anclaje de las expectativas de inflación.
Cabe subrayar que la economía de México continúa creciendo a pesar de un
entorno adverso y la tasa de desempleo ha alcanzado niveles inferiores a los
observados antes del estallido de la crisis de 2008. El crecimiento ha estado
sostenido principalmente por la demanda interna, en particular, por el consumo
privado y, recientemente, por la demanda externa, que ha comenzado a
fortalecerse dado el repunte de las exportaciones no petroleras. Ante el
contexto descrito, resalta que el sistema bancario nacional se encuentra bien
capitalizado y con niveles adecuados de liquidez para enfrentar entornos de
mayor volatilidad de tasas de interés y tipo de cambio, así como de debilidad
de la actividad económica.
En el Informe anual aprobado por el Consejo en su sesión del 30 de marzo de
2017 se exponen con mayor detalle los riesgos provenientes del entorno
económico, tanto a nivel internacional como nacional, así como las acciones de
política económica que se han tomado al respecto para hacer frente a dichos
riesgos. En particular, se destaca la relevancia de mantener la disciplina fiscal y
monetaria como pilares de la estabilidad de la economía nacional y su sistema
financiero. También se mencionan las ventajas de administrar activamente la
deuda pública en cuanto a sus plazos y diversificación en monedas y fuentes
de recursos. Por último se resalta la importancia de mantener el dialogo con el
gobierno de los Estados Unidos para mitigar los riesgos asociados a las
políticas que pudiera implementar esa administración y continuar con la
implementación de las reformas estructurales.
En el Informe también se presenta un análisis de los riesgos de crédito y
mercado a los que se encontraron expuestas las instituciones de banca
múltiple durante 2016, así como las pruebas de estrés que la Comisión
Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) aplicó a las instituciones de banca
múltiple durante ese mismo año.
Respecto al primero, el Informe menciona que durante 2016 el crédito bancario
al sector privado siguió creciendo a un ritmo similar al registrado durante 2015
y que en términos generales registró una disminución en el índice de
Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero
morosidad. Sin embargo, la caída fue más pronunciada para el crédito
comercial y de vivienda que para el crédito al consumo. Más aún se señala que
este último segmento presenta diferencias importantes en sus componentes y
es relativamente más sensible al desempeño de la actividad económica. Por lo
anterior, un menor crecimiento de la economía nacional podría ocasionar un
deterioro relativamente mayor en la calidad de las carteras de consumo.
Por lo que toca a las pruebas de estrés, el Informe concluye que si bien el
sistema bancario mantendría su solvencia incluso en un escenario adverso
extremo, a nivel individual hay instituciones que podrían enfrentar dificultades
para cumplir con los mínimos regulatorios. Por lo anterior resulta fundamental
que dichas instituciones continúen realizando esfuerzos para ampliar su base
de capital con el propósito de poder hacer frente a situaciones extremas.
El Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero está conformado por el
Secretario de Hacienda y Crédito Público, quien lo preside, el Gobernador del
Banco de México, la Subsecretaria de Hacienda y Crédito Público, dos
Subgobernadores del Banco Central, el Presidente de la Comisión Nacional
Bancaria y de Valores, la Presidente de la Comisión Nacional de Seguros y
Fianzas, el Presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el
Retiro y el Secretario Ejecutivo del Instituto para la Protección al Ahorro
Bancario

+++

No hay comentarios:

Publicar un comentario