El mejor Mezcal

viernes, 27 de enero de 2017

PROFEPA IMPONE SANCIONES ADMINISTRATIVAS A ZOOLÓGICO DE CHAPULTEPEC, ENTRE ELLAS UNA MULTA POR MÁS DE 250 MIL PESOS


+ Detectó incumplimientos a su plan de manejo y la falta de bitácoras de alimentación, veterinaria y calidad del agua.

+ Revisión incluyó un catálogo de 1,197 ejemplares vivos, 117 partes y derivados de taxidermias y los informes anuales del 2011 al 2014.

+ En caso Bantú no se encontró evidencia que confirmara que el manejo para su traslado provocó tensión y en consecuencia su muerte.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) impuso al Zoológico de Chapultepec sanciones administrativas entre las que incluye  una multa por $255,640 pesos debido a incumplimientos en su plan de manejo aprobado por la SEMARNAT así como a disposiciones normativas sobre el manejo de mamíferos marinos contenidas en la NOM-135-SEMARNAT-2004 al no presentar bitácoras de alimentación, veterinaria y calidad del agua.

         Como resultado del Programa Nacional de Inspección a Zoológicos 2016, dicho parque no acreditó además la legal procedencia de 2 borregos cimarrón (Ovis canadensis mexicana).

         La diligencia que fue realizada el mes de mayo del 2016,  tuvo como objetivo la verificación del total de la colección de 1,197 ejemplares vivos correspondientes a 203 especies, no incluyendo la colección del herpetario y mariposario, que son operados por empresas concesionarias.

         Durante ese procedimiento administrativo, la PROFEPA verificó además 117 partes y derivados, tales como taxidermias, cráneos y esqueletos, así como los  informes anuales de actividades de los años 2011, 2012, 2013 y 2014.

         Así mismo se observó en ese momento que el área de cuarentena estaba ocupada por animales sanos (por remodelación de sus encierros originales), al tiempo que los planes de atención a contingencias y emergencias en materia de fauna silvestre no estaban debidamente aprobados por la SEMARNAT.

También se reportó en el área de necropsias y laboratorio la falta de higiene,  y restos de sangre y tejidos; un número significativo de los medicamentos anestésicos estaban caducados; así como el área de almacén y preparación de alimentos presentaba una gran cantidad de excretas de roedores.      

Por su parte, el Zoológico de Chapultepec dio cumplimiento al total de las 07 medidas ordenadas, de las cuales 3 se obligaba a su cumplimiento inmediato y 4 en un plazo de 15 días hábiles.
         A fin de subsanar las presuntas irregularidades el zoológico presentó y ejecutó un plan para colocación de sistemas de marcaje y cumplió con el programa de limpieza en las áreas de patología, necropsias, hospital, laboratorio, almacén y preparación de alimentos. Estas acciones fueron verificadas por la PROFEPA,  observando la   limpieza de las instalaciones.

         Los fármacos caducos fueron retirados de los anaqueles de farmacia, ya no estando a disposición del personal médico; se le aplicó tratamiento médico a dos ejemplares: una hembra lobo canadiense que ha sido rehabilitada completamente y un oso de anteojos, que aún recibe tratamiento para eliminar por completo una alopesia en área abdominal de ambos lados, así como cadera y extremidades posteriores.

         Igualmente, el parque implementó un programa de control de roedores y fauna nociva, observándose  trampas con veneno y reemplazó las lámparas en el área de preparación de alimentos. Se colocaron además tapetes sanitarios y mosquiteros en áreas de hospital y necropsias.

Sobre el caso de la muerte del gorila Bantú, se concluyó que con las evidencias recabadas y analizadas no se pudo determinar que el manejo aplicado durante el pretendido traslado, provocó una situación de tensión y por consiguiente la muerte del ejemplar.

Por lo anterior, la PROFEPA resolvió que no existe evidencia concluyente para determinar la responsabilidad administrativa de las autoridades inspeccionadas.
+++

No hay comentarios:

Publicar un comentario