Robo, asalto y extorsión contra comerciantes

martes, 25 de septiembre de 2018

¿Cuántas formas conoces de cambiar el mundo?


 
·         Sólo en México nacen 10 niños con labio y paladar hendido (LPH) al día.
·         Para la adecuada corrección del problema se requiere un equipo multidisciplinario que incluye cirujanos maxilofaciales, plásticos, dentistas, ortodoncistas, genetistas, otorrinolaringólogos, terapistas de lenguaje, psicólogos, trabajadores sociales, entre otros.
Cuando pensamos en cambiar el mundo, pensamos en grandes retos como terminar con la pobreza, la desigualdad, las guerras o el cambio climático, buscamos que todos tengan acceso a la educación, agua limpia, desarrollo económico, ¿una sonrisa?
¿Alguna vez lo has pensado?, ¿qué tal cambiar el mundo de uno en uno, empezando con los niños, dándoles la posibilidad de sonreír, uno a la vez? El mundo es un lugar mejor gracias a sus individuos y en cada niño se encuentra la semilla para hacer grandes cosas. Un niño feliz es una oportunidad para un mundo feliz y sin duda, entre más gente feliz haya en el mundo, mejor será en su conjunto.
En México todos los días nacen diez niños con labio y paladar hendido (LPH), aproximadamente. Una condición que les roba la posibilidad de algo tan natural como la sonrisa no sólo a los niños que la padecen sino a sus familias. Si no se trata, las dificultades a las que se enfrentan según el tipo y la gravedad de la hendidura que van desde los problemas físicos como dificultad para alimentarse, problemas en el desarrollo de los dientes, infecciones de oído y pérdida de audición, hasta todas las afectaciones emocionales y sociales que dejan marca en su personalidad y  comportamiento.
A pesar de ser uno de los defectos congénitos más frecuentes, aún no se conocen del todo los factores que provocan el LPH. Afortunadamente un bebé que nace con LPH ya no está sentenciado a una vida de lucha por su salud y su equilibrio emocional, la condición se puede corregir desde el momento del nacimiento con una serie de cirugías que restauran el funcionamiento adecuado y su apariencia.
Con el compromiso de posibilitar la aplicación de tratamientos LPH a tantos niños como sea posible, nace en la ciudad de Nueva York en 1999 Smile Train, una organización infantil internacional comprometida a CAMBIAR EL MUNDO, UNA SORISA A LA VEZ. Desde su llegada a México en 2001 ha ofrecido tratamiento gratuito y atención integral para los pacientes, para mejorar su calidad de vida y brindarles la oportunidad de vivir una vida plena y productiva, su programa es altamente efectivo y está diseñado para devolverles la sonrisa a los niños con LPH y a sus familias.
Smile Train faculta a los profesionales médicos locales para proporcionar un tratamiento seguro, de calidad, oportuno, gratuito y efectivo para niños de escasos recursos que sufren de LPH. El apoyo financiero para cirugía se otorga al 100% a través de los centros de atención registrados a los que brindan entrenamiento para completar equipos multidisciplinarios de calidad que incluyen cirujanos maxilofaciales, plásticos, dentistas, ortodoncistas, genetistas, otorrinolaringólogos, terapistas de lenguaje, psicólogos y trabajadores sociales, para cubrir todas las necesidades del tratamiento.
El apoyo de Smile Train no se limita a las cirugías necesarias, el tratamiento inicia desde antes con técnicas de alimentación, ortopedia pre-quirúrgica y primeros auxilios psicológicos a los padres de familia, después se realiza la cirugía del labio y se prepara para la cirugía del paladar. Al término los niños reciben estimulación del lenguaje, evaluación del otorrino, intervención de ortopedista maxilofacial, etc. Los pacientes son acompañados por la organización y los profesionales médicos que conforman el programa, durante todo el proceso de corrección.
Pero la ayuda no se queda en eso, para la organización es tan importante darle una vida productiva y sana a estos niños, como la posibilidad de sonreír y qué mejor que en la fecha que se aproxima: el Día mundial de la sonrisa. Impulsado por el creador de la Carita Feliz (Smiley Face), Harvey Ball, con la idea de dedicarlo a la cordialidad, la bondad y la simpatía a través de la sonrisa. Para Smile Train es una celebración significativa al alinearse con su misión y valores, por lo que planea una celebración en grande para los niños con LPH y sus familias, que sin duda le sacará una sonrisa de alegría a propios y extraños.
Para más información sobre el padecimiento, la organización o cómo regalar sonrisas visita: http://www.smiletrainla.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario