lunes, 23 de noviembre de 2020

Trayectoria en ascenso de Hades Aguilar Castillo hace temblar a políticos corruptos; deterioro en el ejercicio de la función publica en Guanajuato.


Recientemente un comerciante de tamales murió presuntamente por la golpiza que le dieron elementos de la Policía Ministerial que lo detuvieron en el Barrio de la Resurrección, de Celaya, Guanajuato. Juan Carlos Padilla Aranda de 54 años, fue trasladado al Hospital General pero llegó sin vida al servicio de Urgencias, debido a las lesiones sufridas.


Juan Carlos había sido detenido por tres elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la Fiscalía General del Estado en compañía de su esposa y de su hija. Dos hombres y una mujer cumplimentaron una supuesta orden de aprehensión, sin mostrar la orden judicial pese a la exigencia de la esposa.


Los ministeriales sometieron Juan Carlos en el piso con la rodilla en su cuello y le colocaron aros metálicos mientras suplicaba ayuda. La escena quedó grabada en un video que fue difundido en las redes sociales. Carlos Zamarripa Aguirre, fiscal General del Estado, informó que la detencion se realizo de esa forma “bajo condiciones de oposición de un tumulto cumplimentó una orden de aprehensión en Celaya”. En sus redes sociales informó que los agentes fueron detenidos y su actuar será investigado.


Ante la ineptitud y corrupción del gobierno en Guanajuato, a decir de fuentes fidedignas, hay evidencias de que algunos operadores se dedican desde hace meses a gastar dinero en desprestigiar mediante libelos pagados a sus oponentes políticos.


Una de sus víctimas es la joven Hades Aguilar Castillo, cuyo ascenso en la 4T hace temblar a figuras panistas de gran calado, como cierto alcalde que gusta de pagar cuantiosas inserciones en el pasquín local de nota roja.


Guanajuato, hundido en el caos.


Desde tiempos en los que Vicente Fox, a decir en algunos sectores estaba llevando a Guanajuato por un camino de progreso, en las regiones urbanas y en su búsqueda de la presidencia, el Estado ha ido decayendo cada vez más.


Juan Carlos Romero Hicks dejó caer los niveles de progreso en las regiones pobres aún más. Para la gubernatura de Juan Manuel Oliva Ramírez no alcanzaba, ni siquiera, para mantener el nivel de vida en las regiones urbanas.


Esto llevó a qué con el estallido de la guerra de Felipe Calderón y su amplio distanciamiento con Vicente Fox el estado, que ya se había debilitado en sus capacidades de impartición de justicia, fuera invadido por antiguos y nuevos grupos delicuenciales.


Miguel Márquez Márquez, montado en la ola de los “políticos jovenes y agraciados” como Peña Nieto en la presidencia y el “güero” Velasco en Chiapas, dejó las instituciones del estado en ruinas con una enorme infestación de corruptos en el poder judicial, acumulados desde hacia 3 sexenios.


Ni el aumento en la inversión y los bien pagados trabajos de las armadoras de automóviles impidieron la decadencia total de la impartición de justicia en el estado, para cuando Diego Sinhue Rodríguez Vallejo llega a la gubernatura el sistema estaba ya totalmente podrido.


Lejos de sumarse a la poderosa estrategia que ha rebajado la delincuencia y los asesinatos en casi todo el resto del país desde 2018, Sinhue quiere “mostrar músculo” y se distancia del presidente López Obrador, hundiendo en la violencia total a Guanajuato.


En 24 estados del país cada día dos y más homicidios dolosos, mientras que de cotidiano hay entre 15 y 20 en este estado, es decir, sólo en Guanajuato hay mas homicidios que en 24 estados juntos.


Esto ha ocasionado que el gobernador y alcaldes de extracción panista estén desesperados y pensando seriamente en la posibilidad de perder uno de los últimos bastiones panistas, por lo tanto atacan con ferocidad, y noticias falsas a los funcionarios del gobierno federal, a sus familias e incluso a sus amistades. En una clara señal de intimidación y pagando fuertes sumas a pasquines locales para que los ataquen, al tiempo que hablan maravillas de los ruinosos gobiernos municipales y estatales.


La violencia fuera de control, lo actual.


En esta semana comandos han irrumpido en casas habitación en Silao, han ocurrido ejecuciones públicas e incluso ayer ultimaron en la plaza de Villagrán a una delegada de la localidad sin pudor alguno.


Ataques a morenistas prominentes.


En este contexto y ante la ineptitud y corrupción del gobierno en Guanajuato, hay quienes se dedican a gastar dinero en desprestigiar mediante pasquines pagados a sus oponentes políticos, y la joven Hades Aguilar Castillo, cuyo ascenso en la 4T hace temblar a figuras panistas de gran calado, es una de sus víctimas.


Por increíble que parezca hay especial saña contra la joven morenista y funcionaria local @Hades_Aguilar quien ni siquiera detenta un cargo de elección popular a quien el canal televisivo y otros pasquines de nota roja mencionan como prepotente, solo para ser desmentidos por el propio material que están presentando.

+++

https://twitter.com/abrahamendieta/status/1331258925623037953

https://twitter.com/samanthacarbaja/status/1331088400938651649

#JusticiaParaJuanCarlos


3 comentarios:

  1. La señorita Morenista ha sido detenida varías veces en el operativo alcoholímetro mostrándose muy prepotente con las autoridades , aludiendo ser empleada de san Lázaro , desafortunadamente para la señorita Hades dio en una de las pruebas un nivel de alcohol sobre lo permitido por lo cual tuvo que se remitida a los separatistas municipales !!! Pero así es la ley !!!

    ResponderEliminar
  2. La señorita Hades h sido detenida en el operativo alcoholímetro en varias ocasiones, hasta que se le cabo la suerte y salió con un grado de alcohol que no es permitido para manejar lo que ocasionó que fuera detenida y remitida al torito por andar intoxicada,.

    ResponderEliminar
  3. La señorita Hades h sido detenida en el operativo alcoholímetro en varias ocasiones, hasta que se le cabo la suerte y salió con un grado de alcohol que no es permitido para manejar lo que ocasionó que fuera detenida y remitida al torito por andar intoxicada,.

    ResponderEliminar