Entrada destacada

MOLOTOV, DIVISION MINÚSCULA, DLD E INSPECTOR ESTARÁN PRESENTES EN EL FESTIVAL CITY 2022.

  Vive en día lleno de Rock en Querétaro, en la primera edición del Festival City 2022. One Shot Producciones presenta la primera...

martes, 25 de enero de 2022

Invex Opinión Estratégica

Líneas de acción
Rodolfo Campuzano Meza

IDEAS PUNTUALES: LA CALMA EN LOS MERCADOS NO ESTA CERCA.

Los factores que han generado una aversión al riesgo entre los inversionistas se acumulan al inicio de esta semana. La jornada de ayer fue violenta en cuanto a volatilidad, la súbita recuperación del mediodía brindó un respiro, pero seguimos con una expectativa de malos retornos en el futuro previsible. Los mercados se ajustan a nuevas realidades que no estuvieron presentes y no parece que vayan a desaparecer rápido. Es importante lograr la sensación de control de la inflación y destrabar los problemas de suministro y los riesgos geopolíticos.

 

1. La corrección en los mercados ya es bastante notable. La semana pasada las bolsas registraron su peor semana en un año. El índice MSCI que incluye emergentes (ACWI) tuvo una pérdida semanal de (-)4.25%. En Estados Unidos, se pronunciaron las caídas en los mercados accionarios: el S&P500 retrocedió (-)5.68%, el Dow Jones disminuyó (-)4.58% y el Nasdaq tuvo una caída de (-)7.55%. La mayoría de los sectores operaron en terreno negativo; en especial destacaron las disminuciones en los sectores: tecnología de la información y consumo discrecional con variaciones de (-)6.40% y (-)5.81%, respectivamente.  

A su vez, el Stoxx Europe 600 perdió (-)1.40%.

2. Los factores que han generado aversión al riesgo desde el inicio del año parecen agudizarse.

Por un lado, la expectativa de que la Reserva Federal confirme su postura restrictiva y anticipe la decisión de comenzar a subir la tasa de referencia en marzo, así como el inicio de la reducción en su hoja de balance mantiene nerviosos a los inversionistas.

En nuestra opinión, existe la percepción en los mercados de que la FED “va detrás de la curva” y debe ajustar rápido sus medidas de política monetaria ante una realidad más cruda relacionada con la inflación que permanece en niveles superiores al 7% y que pinta a mostrar dificultades para su control. Si bien el número podría bajar por efecto de la comparación estadística, la sensación de control sobre los precios tardará en permearse al mercado. Por eso la necesidad de acciones más duras.

No obstante, pensamos que la FED optará por mayor gradualidad e intentará no sembrar una percepción que provoque una disrupción adicional en los mercados. Por ello anticipamos momentos de aversión al riesgo y elevada volatilidad en las siguientes semanas en lo que los inversionistas digieren el nuevo entorno de tasas al alza y de un intento de control inflacionario.

3. El crecimiento enseña señales de un menor ritmo. Los indicadores adelantados como el PIB que calcula la FED de Atlanta muestran un descenso en las últimas semanas, también lo enseñan el índice de sorpresa económica que calcula Citi por ejemplo.

Aunque aún hay la sensación e un crecimiento robusto, este pudiera perder fuerza ante una mayor restricción monetaria y ante los problemas que genera la presión inflacionaria sobre el gasto de los hogares. No hay que olvidar también la presión que hay en la cadena de suministros y el bajo incentivo a la movilidad por la presencia aún de la variable Omicron.

La inflación y los problemas relacionados con la demanda parecen presionar los márgenes de las emisoras. Las expectativas de resultados hacia adelante se ven presionadas y eso genera incentivos perversos para permanecer en la bolsa.

4. Este lunes las noticias relacionadas con el conflicto generado entre Estados Unidos y Europa Occidental con Rusia ante una probable invasión a Ucrania se intensificaron.

La pugna permanece y las declaraciones, así como las acciones d ambos lados apuntan mas ala permanencia y posible agravamiento del conflicto. Las presiones impactan directamente en los precios de la energía y ponen nerviosos también a los agentes en los mercados ante la posibilidad de una escalada a un problema que represente un cambio de panorama con relación al crecimiento.

5.- Las nuevas realidades a las que se están adaptando los inversionistas globales no parecen desaparecer pronto. El escenario de riesgo se ha intensificado y la incertidumbre sobre el rumbo de las bolsas en especial es alta. 

A pesar del movimiento de baja en las tasas de días recientes, ante la búsqueda de refugio de los inversionistas, consideramos que el riesgo es alto para las tasas fijas nominales en todo el espectro de la curva de los Bonos del Tesoro. Por lo tanto, la opción es mantener posiciones de muy corto plazo (0-6 meses), así como porcentajes en papeles de tasas de interés revisables (o flotantes).

6.- En cuanto a los mercados accionarios, vemos debilidad en el poder de compra del mercado. Se han roto algunos parámetros de tipo técnico que pudieran haberle dado soporte a los precios de las acciones. Los precios de emisoras que habían subido en exceso como las tecnológicas o de activos como las criptomonedas han revertido que alza fulgurante del cierre del año pasado.

Observamos una rotación en las bolsas hacia sectores más cíclicos como el financiero el de saludo o el de comercio de autoservicio. No tenemos elementos para juzgar si este patrón se sostendrá todo el año, salvo la expectativa de mayores tasas. Preferimos ver la digestión de una postura más restrictiva de la FED antes de consolidar posiciones con mayor recargo en dichos sectores. Por ahora nuestras carteras diversificadas se han defendido bien.

7.- En México las variables comenzaron la semana respondiendo a los acontecimientos en los mercados globales. El tipo de cambio se elevo marginalmente, la bolsa tuvo una caída de magnitud considerable y las tasas de interés de la curva de plazos se mantiene en niveles elevados con una excesiva volatilidad.

8.- La inflación subyacente volvió a salir muy elevada. La expectativa es total para un aumento de 50 puntos base por parte de Banxico a la tasa de referencia en su próxima reunión. Los participantes en el mercado siguen esperando a ver si la nueva Junta de Gobierno mantiene la línea del cierre de diciembre. En caso de ser así pudiéramos ver algo de respiro en los bonos y menor demanda por papeles de tasa real.

Se mantiene la idea de poco valor por el lado de los papeles de tasas fijas nominales en pesos y mayor riesgo, que no vale la pena correr. Mantenemos una proporción robusta en posiciones en tasas revisables, así como liquidez y renovación continúa sobre los vencimientos de plazos de 28 y 91 días de CETES.

9.- El entorno de los riesgos geopolíticos entre Ucrania y Rusia ha generado un episodio de aversión al riesgo global, en la que la demanda de activos refugio se incrementó aceleradamente y provocó la presión en monedas de mercados tanto emergentes como desarrollados.

A pesar de este escenario para el peso y ante el resultado de la inflación, se espera un incremento de la tasa de referencia por parte de Banxico, que pudiera ser de 50 puntos base. Esto podría generar posiciones largas en pesos en el mercado de futuros e incentivar a los inversionistas extranjeros a reforzar posiciones en directo en papeles de deuda gubernamental. De momento se espera un rango de operación entre $20.45 y $20.65 pesos.

10.- En México, nos parece que este fuerte retroceso del mercado puede ser una oportunidad de consolidar posiciones en emisoras con fundamentales favorables y que puedan resultar más defensivas e incluso beneficiarse de un entorno de altas inflaciones y mayores tasas de interés; en este sentido, hicimos diversos ajustes: redujimos nuestra sub-ponderación en GMEXICO, al tiempo que incluimos a RA en la cartera ante una expectativa favorable para la emisora. Adicionalmente, estamos neutralizando nuestra posición en FEMSA y CUERVO frete al benchmark, además de incluir una apuesta activa en KOF y en menor medida en VESTA.

 

Líneas de Acción

DEUDA

La apertura de esta semana en el mercado de tasas de interés gubernamentales en los Estados Unidos mantiene la tendencia de baja que inicio a mediados de la semana anterior. La referencia de 10 años llegó a un máximo intradía de 1.87% e inicia esta semana alrededor del 1.74%; mientras en la parte de 2 años se mantiene ligeramente por debajo de 0.99%. No descartamos que se den más episodios de volatilidad en los movimientos de las tasas.

Esta semana hay reunión y comunicado de política monetaria por parte de la Reserva Federal. Se espera que se formalice la aceleración del proceso de normalización monetario. Es decir, que la FED de señales que validen las expectativas de un ciclo de alza de tasas con 3 o 4 incrementos, así como el inicio de la disminución del balance del banco central norteamericano esto al inicio del segundo semestre del año.

Las presiones inflacionarias mantienen un deterioro de los riesgos al alza ante la prolongación de las disrupciones en las cadenas de suministros a nivel global y los impactos en el sector servicios ante la cuarta ola de COVID19, aunque esta empieza a dar señales de desescalada en el número de casos.

De momento, los temores del impacto en el crecimiento de una política monetaria mucho más restrictiva, sumada al escenario de tensión geopolítica entre Rusia y Ucrania puso un freno a la tendencia de alza en las tasas fijas nominales en todo el espectro de la curva de los Bonos del Tesoro.

Continúanos con la idea de conservar posiciones de muy corto plazo (0-6 meses), así como porcentajes en papeles de tasas de interés revisables (o flotantes). Continua la revisión en el riesgo de crédito. Para el conjunto del portafolio, esta posición continúa brindando cobertura y protección cambiaria.

En México, se dio a conocer la inflación para la primera quincena de enero, un aumento de 0.39%, prácticamente en línea con el consenso del mercado y en términos anuales de 7.11%. Aunque en la parte subyacente el aumento fue de 0.34%, mayor al consenso de 0.26% y una inflación anual que se ubicó en 6.11%. Este rubro de la inflación en mercancías y servicios muestra presiones importantes, no sólo por el incremento de impuestos especiales (IEPS) sino también a la distribución de la demanda agregada recargada en mercancías y el impacto de la restricción que persiste en las cadenas de suministro a nivel global.

La sobrerreacción en incremento de las tasas reales de corto plazo UDIBONOS, se fue corrigiendo en los últimos días de la semana anterior. Seguimos considerando el riesgo de una inflación presionada sobre todo por el escenario que se presenta por el lado subyacente; con lo cual no descartamos que Banco de México incremente la tasa de referencia en 50 puntos base en su decisión del 10 de febrero.

Hicimos ajustes marginales en algunas posiciones de UDIBONOS de plazos cortos, sobre todo en portafolios con un menor requerimiento de exposición de riesgo de tasa, pero mantenemos la idea de que los resultados de la inflación para las primeras quincenas del año harán necesario mantener la protección de las tasas reales.

Se mantiene la idea de poco valor por el lado de los papeles de tasas fijas nominales en pesos y mayor riesgo, que no vale la pena correr. Mantenemos una proporción robusta en posiciones en tasas revisables, así como liquidez y renovación continúa sobre los vencimientos de plazos de 28 y 91 días de CETES.

En las últimas semanas de enero y primera de febrero habrá mayor actividad en el mercado primario de Certificados Bursátiles de Largo Plazo. Emisoras como Bladex, General Motors Financial y otras bursatilizaciones pueden presentarse en las siguientes semanas. Las sobretasas siguen en niveles menores de lo normal. El mercado secundario en estos Cebures se ha reactivado poco a poco. Por su lado, los Certificados Bursátiles de Corto Plazo como START de Banregio, VW Leasing, GM Financial y Afirme muestran actividad en esta parte.

 

BOLSA

El sentimiento de aversión al riesgo se acentuó en días recientes, los principales referentes tuvieron un fuerte ajuste la semana pasada que se extendió en las operaciones al inicio del lunes. Las bolsas en Estados Unidos lograron finalizar la jornada de ayer con mayor calma y recuperar parte del terreno perdido; sin embargo, prevalecen los mismos factores de riesgo: la reducción en la liquidez de los mercados y la anticipación de una acción más decidida de la FED, así como las tensiones en el ambiente geopolítico.

Ha destacado el castigo a emisoras del sector tecnológico que mostraban altas valuaciones, el referente Nasdaq se encamina a tener su peor inicio de año desde 2008; mientras que ha sorprendido la recuperación en el Hang Seng tras haber tenido un muy malo 2021.

Sabíamos que este sería un año complejo para los mercados de capitales ante la realidad de un cambio en la política monetaria de los principales bancos centrales, entre ellos la FED; pero el movimiento ha sido más violento al esperado.

Si bien la tesis era de un soporte por buenos resultados corporativos, esto no se ha materializado. En la semana pasada reportaron cerca de 40 emisoras del S&P 500, 80% de ellas con una utilidad mejor a la esperada por el consenso; sin embargo, solo 9% de ellas mostraron un rendimiento positivo en la semana, el cual fue además bastante débil, ninguna subió más de dos por ciento. Netflix y Alcoa fueron algunas de ellas, la primera decepcionó por un ritmo de suma de suscriptores menor al esperado, la segunda fue castigada en el mercado a pesar de entregar buenos resultados ante el sentimiento generalizado de baja. Los próximos días continuará el flujo de información financiera, los inversionistas se centrarán está en ver qué tanto más puede ser un soporte o inyectar nuevamente volatilidad a mercados que lucen nerviosos. 

Mantenemos una cartera global con mayor peso en mercados y sectores que puedan ser más defensivos ante el movimiento de alza en la inflación y la respuesta en las tasas de interés en Estados Unidos. En México, nos parece que este fuerte retroceso del mercado puede ser una oportunidad de consolidar posiciones en emisoras con fundamentales favorables y que puedan resultar más defensivas e incluso beneficiarse de un entorno de altas inflaciones y mayores tasas de interés; en este sentido, hicimos diversos ajustes: redujimos nuestra sub-ponderación en GMEXICO, al tiempo que incluimos a RA en la cartera ante una expectativa favorable para la emisora. Adicionalmente, estamos neutralizando nuestra posición en FEMSA y CUERVO frete al benchmark, además de incluir una apuesta activa en KOF y en menor medida en VESTA.

 

DIVISAS

El dólar abrió la semana con un nivel por arriba de los $20.60 pesos por dólar. A pesar de que se han dado flujos positivos de extranjeros tomando posiciones en activos locales, y ya con ciertas posiciones a favor en el mercado de futuros del peso en Chicago, el dólar se fortalece frente a la mayoría de las monedas.

El entorno de los riesgos geopolíticos entre Ucrania y Rusia ha generado un episodio de aversión al riesgo global, en la que la demanda de activos refugio se incrementó aceleradamente y provocó la presión en monedas de mercados tanto emergentes como desarrollados.

A pesar de este escenario para el peso y ante el resultado de la inflación, se espera un incremento de la tasa de referencia por parte de Banxico, que pudiera ser de 50 puntos base. Esto podría generar posiciones largas en pesos en el mercado de futuros e incentivar a los inversionistas extranjeros a reforzar posiciones en directo en papeles de deuda gubernamental.

De momento se establece un rango de operación entre $20.45 y $20.65 pesos por dólar para un periodo de corto plazo.

La apreciación para el dólar de la semana anterior beneficia a la valuación de las posiciones en dólares de deuda gubernamental de muy corto plazo ante la cobertura cambiaria que brindan.

 Nuestro objetivo se concentra en mantener la diversificación dentro de los portafolios. Son porcentajes concentrados en tasas de muy corto plazo en títulos del gobierno y en tasas revisables corporativas, así como en tasas reales de corto plazo.


Visita nuestro portal financiero invex.com y síguenos a través de Twitter @invexbanco

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario