Robo, asalto y extorsión contra comerciantes

miércoles, 16 de mayo de 2018

¡Operacionalizar la seguridad ahora!

*La inversión global en Seguridad de la Información en el año 2017 fue de aproximadamente US$ 85 mil millones, que representan un valor récord y un aumento del 7%.
Según números estimados de Gartner, la inversión global en Seguridad de la Información en el año 2017 fue de aproximadamente US$ 85 mil millones, que representan un valor récord y un aumento del 7% en comparación con la inversión en el año 2016. En este año, se calcula que esta inversión alcanzará US$ 93 mil millones.
Sin embargo, también en el año 2017 en el cual se invirtió un valor récord, fue el período en que presenciamos récords en términos de pérdidas causadas por los ataques cibernéticos. Algunos estudios indican que se ha reducido el número de incidentes, pero el impacto aumentó significativamente. El ejemplo que mejor ilustra esto es el ransomware que, sólo con casos más públicos como WannaCry y Petya/notPetya, generó pérdidas estimadas entre US$ 5 mil millones y US$ 10 mil millones. Hubo casos significativos, como los reportados por las compañías navieras, que perdieron cientos de millones de dólares, o los ensambladores de automóviles que tuvieron sus fábricas paradas durante días. Analistas prevén que las pérdidas totales generadas por crímenes y fraudes cibernéticos alcanzarán billones de dólares al año.
La pregunta que surge es: a pesar de las inversiones crecientes en seguridad, ¿cómo siguen ocurriendo los ataques y de manera más agresiva?
Lamentablemente, la respuesta no es trivial, porque incluye enfoques diferentes. Pero, sin duda, un punto importante es que el crimen cibernético se ha convertido en un negocio muy rentable para los criminales de diferentes partes del mundo. Olvide el tráfico de armas y drogas; el negocio con la mejor relación riesgo/recompensa para organizaciones criminales es actualmente el crimen cibernético. Así, en ese sentido, por más que crezcan las inversiones en seguridad, todavía rivalizarán con la alta capitalización y la organización de bandas mundiales de criminales que se han especializado en el tema. Hace algún tiempo que, incluso, se observaba una cadena de valor – con software malintencionado, distribuidores, invasores, modelos de negocio con alquiler como un servicio, compra de licencias –, en suma, altos niveles de sofisticación técnica y comercial.
Pero eso no significa que nada puede ser hecho, por el contrario. Si tomamos como ejemplo justamente los ataques más conocidos y citados más arriba, se percibe que eran conocidas las vulnerabilidades explotadas para causar los daños. Las empresas fueron víctimas por fallar en tareas simples, tales como la Gestión de Actualizaciones (Patch Management) de sus plataformas más comunes (Windows). Además, muchos ataques son sofisticados en términos tecnológicos, pero sencillos en el enfoque – como, por ejemplo, un "simple" phishing.
Por lo tanto, hay otra importante lección a ser aprendida: la seguridad no tiene que ver sólo con herramientas criptográficas sofisticadas, biometría y otras técnicas de autenticación multifactorial, inteligencia artificial y aprendizaje automático, capacidad analítica, entre otras técnicas para predicción, detección y respuesta a incidentes. No tiene que ver sólo con otras poderosas herramientas que tenemos disponibles hoy en día. Ellas son esenciales, pero no suficientes si viejos controles, como procesos estructurados de gestión y personal calificado, no están presentes.
Por eso, certifíquese de que la seguridad está siendo "operacionalizada" como debe ser. Si no está, y le faltan recursos para hacerlo – o incluso no sea su foco tenerlos – considere apoyarse en un socio de seguridad que pueda hacerlo. Empresas conceptuadas no sólo en materia de seguridad, sino éticas en cada aspecto de los negocios, comprometidas con el desarrollo de la carrera de sus profesionales y con la capacidad comprobada de entregar resultados durante trayectorias de años de prestación de servicios, son los socios ideales en esos momentos. Afortunadamente, hemos visto un creciente movimiento de búsqueda por excelencia operativa que, sin duda, contribuirá a la mayor maduración del mercado como un todo en el tema de seguridad.
*Leonardo Carissimi es director de soluciones de seguridad de Unisys en América Latina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario