Entrada destacada

MOLOTOV, DIVISION MINÚSCULA, DLD E INSPECTOR ESTARÁN PRESENTES EN EL FESTIVAL CITY 2022.

  Vive en día lleno de Rock en Querétaro, en la primera edición del Festival City 2022. One Shot Producciones presenta la primera...

jueves, 24 de marzo de 2022

Participación del secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, en la Sesión Plenaria e Inaugural de la 85 Convención Bancaria

 Jueves 24 de marzo de 2022
Muy buenas tardes a todas y todos, es un honor compartir el presídium con el
Presidente de México, licenciado Andrés Manuel López Obrador; con la
Gobernadora del Estado de Guerrero, licenciada Evelyn Salgado; con la
Gobernadora del Banco de México, licenciada Victoria Rodríguez y con el
Presidente de la Asociación de Bancos de México, el maestro Daniel Becker, así
como con todos los distinguidos asistentes que están conectados de manera
virtual o que nos acompañan presencialmente en esta Convención Nacional
Bancaria de la Asociación de Bancos de México número 85.
Intitulada “Una banca incluyente en la era digital y los retos del cambio climático”,
la agenda de la convención refleja el compromiso de la Asociación de Bancos con
la reactivación económica de nuestro país y también pone énfasis en la
transformación que está experimentando la banca mexicana hacia una forma
más incluyente, sostenible y digital. Felicito a la Asociación de Bancos de México
por la organización y por retomar estos temas que inciden en el bienestar de los
mexicanos.
Desde la Secretaría de Hacienda coincidimos plenamente en la necesidad de
abordar estos temas y discutir sus implicaciones para el sector financiero y la
economía real. A dos años del inicio de la pandemia, la economía de México y del
mundo se está recuperando. México inicia 2022 con finanzas públicas sanas, una
trayectoria sostenible de la deuda, un sistema bancario sólido y capitalizado que
nos permite seguir consolidando un modelo de desarrollo económico incluyente
y equitativo.
2021 fue un año complejo para la economía global y éste será también un año
con retos que se han ido conformando por las secuelas económicas del Covid.
Como todos sabemos, el mundo está viviendo el inicio de un nuevo ciclo
monetario y el fin de las tasas de interés bajas. La tensión política en Europa
prolongará la interrupción de algunas cadenas globales de valor y tendrá efectos
sobre los precios. Los gobiernos se presentarán ante desafíos para desarrollar
estrategias que logren controlar la inflación; pero, al mismo tiempo, sin perder el
control de la economía real y del mercado financiero.
Bajo este contexto, los retos también recaen en estrategias de política pública
para aumentar la productividad, sin ejercer presiones adicionales de gasto y de
deuda pública en aquellos entornos que no aguantan más esta medida. El actual
contexto internacional y la localización geográfica de México han posicionado a
nuestro país como uno de los más atractivos para la inversión productiva.
Aunado esto al trabajo que ha realizado el gobierno en temas de desregulación,
simplificación, reducción de costos, aumento del salario mínimo, así como en
inversiones en proyectos que amplían la frontera del producto potencial, que
1incrementan la conectividad y abren acceso a encadenamientos económicos en
todos los sectores productivos y a la economía nacional y a la economía global,
contribuirá a que más empresas inviertan en nuestro territorio, creando mayores
empleos y oportunidades para la población.
Actualmente, el Gobierno de México está destinando cerca de 630 mil millones
de pesos para facilitar el comercio, la movilización de mercancías y la
conectividad, todo esto a través de inversiones en cuatro líneas de tren de cerca
de 2 mil kilómetros, cuatro nuevos aeropuertos, incluyendo el recién inaugurado
Aeropuerto “Felipe Ángeles”, y más de 20 proyectos de modernización
aeroportuaria; 1 mil 625 kilómetros de nuevas autopistas y modernización de 3
mil kilómetros de carreteras; dos nuevas refinerías; siete proyectos de
modernización de puertos marítimos y 10 proyectos de modernización de
aduanas.
Estos proyectos, además, contribuirán positivamente a incrementar la
producción de nuestro país y de una de las regiones históricamente más
rezagadas en México en cuanto a inversión en infraestructura, como lo es el
sureste mexicano. En esta agenda, el financiamiento es importante y el papel del
sector bancario, tanto de la banca comercial como de la banca de desarrollo, es
primordial.
El sistema financiero emerge del Covid con la mejor situación posible. El índice
de capitalización del sistema bancario pasó de 17.7% en 2020, que es una cifra
alta, a 19.5% al cierre de 2021, muy por encima del mínimo regulatorio de 10.5%. Se
registró baja morosidad de apenas 2.05% y un incremento importante en la
rentabilidad de las instituciones, que pasó de 8.96% en 2020 a 14.6% en diciembre
de 2021.
Así, frente a los choques que la economía mexicana ha enfrentado en estos dos
últimos años, el sistema financiero ha jugado un papel clave para contener la
afectación sobre la economía real y cuenta con una fortaleza y un gran potencial
para contribuir a la reactivación de la economía nacional.
Sabemos que el dinamismo en el sistema financiero en el nivel de conectividad,
tanto digital como física, la participación creciente de las mujeres y jóvenes en el
mercado laboral, la inclusión financiera y la simplificación de trámites y mejoras
regulatorias, serán factores fundamentales para incrementar la productividad y
consolidar un crecimiento incluyente. Por ello, desde la Secretaría de Hacienda
hemos impulsado varias iniciativas dirigidas a mitigar los efectos de la pandemia
en poblaciones y comunidades vulnerables.
El año pasado se anunció una flexibilización regulatoria para reducir los
requerimientos de capital en distintos tipos de cartera. La modificación a la
Metodología de Cálculo de Reservas Preventivas de los créditos otorgados a
mujeres; una reforma dirigida a personas migrantes, para facilitar la apertura
remota de cuentas, permitiendo la identificación con Matrícula Consular o
2pasaporte y la simplificación del proceso de autorización de corresponsales
bancarios.
Con estas y otras acciones, en 2021 reafirmamos nuestro compromiso de
promover un sistema financiero más profundo, incluyente y accesible, sin que
eso quiera decir que ya acabamos con la tarea. En esta fase de reactivación
económica, estamos convencidos de que el sistema bancario continuará siendo
crucial para dar un mayor impulso a la economía y promover el bienestar de
todos los mexicanos.
Asimismo, me gustaría reafirmar la relevancia de la agenda de financiamiento
para las medianas y pequeñas empresas, las cuales representan el 15% del valor
agregado en México. En 2018 sólo el 14.6% de las microempresas contaban con
financiamiento, siendo la principal razón de rechazo del crédito la falta de
historial crediticio. Es importante que empresas que necesiten financiamiento
puedan acceder a él cuando más lo necesitan, abriendo oportunidades para que
aumenten su productividad, la innovación tecnológica y lograr una mayor
recuperación de la economía.
Estamos convencidos que el sector Fintech de banca digital continuará jugando
un papel fundamental a través de la tecnología y el uso más eficiente de
información para dar mayor acceso al financiamiento a este sector. Por ello,
continuaremos trabajando para avanzar en los cambios regulatorios a la par de
los cambios tecnológicos. He pedido a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores
que inicie con una agenda de simplificación, regulación proporcional y
reforzamiento tecnológico que permita hacer más expeditos los procesos para
dinamizar el acceso al financiamiento de las empresas que lo requieren.
Además, en conjunto con la Asociación de Bancos de México y con la Comisión
Nacional Bancaria y de Valores, estamos revisando los últimos detalles de un
programa de créditos para medianas y pequeñas empresas, que en una primera
etapa canalizará 10 mil millones de pesos para promover el financiamiento a
dicho se todo, brindando dinamismo a un segmento muy importante de la
economía que se vio particularmente afectado por la pandemia del Covid.
Adicionalmente estamos observando una creciente tendencia de la banca
digital, por ejemplo, entre 2019 y 2021 se observó un crecimiento del 62% en
cuentas digitales. La mayor parte de las instituciones está llevando a cabo una
transformación o ampliación de su oferta digital para proveer más y mejores
herramientas a usuarios, inclusive sin sucursales o sin infraestructura física de
importancia.
Ante la innovación digital ofrecida por varias de estas entidades, los bancos han
acelerado su proceso de innovación, por lo que desde la Secretaría de Hacienda
tenemos gran interés en liberar el potencial de la digitalización para promover
una banca con mayor alcance y con mayor inclusión financiera. Por ello se
adoptarán nuevas tecnologías para simplificar y agilizar trámites, así como para
adaptar los procesos de supervisión.
3Las autoridades financieras nos encontramos analizando distintos aspectos del
futuro digital del sector. Desde lo relativo a las trayectorias tecnológicas de las
finanzas abiertas, hasta las implicaciones de la implementación de una moneda
digital del Banco Central. Confiamos en que estas nuevas disposiciones
facilitarán la apertura de cuentas, ampliarán las posibilidades de pago, reducirán
el costo del financiamiento y promoverán la innovación del sector.
Desde la Secretaría de Hacienda reconocemos que el futuro de la economía y del
sector financiero debe incorporar un enfoque de sostenibilidad, no sólo debemos
ser conscientes de los retos que nos plantea el cambio climático, sino también
de cómo este afecta a las familias de menores recursos, además de que acentúa
las brechas sociales.
Por esta razón las autoridades hemos implementado y facilitado diversas
iniciativas para la construcción de un sistema financiero más incluyente,
sostenible y consciente de los retos que nos plantea el cambio climático. Entre
las acciones más relevantes está la emisión de dos bonos soberanos sustentables
y el establecimiento de una taxonomía sostenible para el sistema financiero
mexicano.
Estas acciones permitirán fortalecer a nuestro sistema financiero, no sólo nos
aseguraremos que los recursos realmente tengan un impacto directo en la
sociedad, sino que blindaremos al sistema de cualquier forma de lavado verde,
social o de género. Por eso es necesario seguir trabajando en mecanismos de
divulgación y reporteo y en políticas que permitan una transición hacia una
economía sostenible de forma segura y ordenada.
Me gustaría subrayar que frente a todos estos retos para nuestro país y para el
sector financiero, la banca será pieza fundamental que nos permitiría apuntalar
la trayectoria de reactivación económica que necesitamos. Desde la Secretaría
reiteramos nuestro objetivo de avanzar hacia una banca más profunda, accesible,
digital y sostenible y estamos dispuestos a trabajar más de cerca con todos los
bancos, pero sobre todo con aquellos que tienen más interés y vocación en
empresas medianas y pequeñas, en cadenas productivas que nos interesan,
como las de proveedores para reemplazar planta industrial que se movería de
Asia a nuestro país.
Enhorabuena y deseo que todos y todas tengamos una Convención Bancaria
productiva, que nos permita establecer una hoja de trabajo para seguir
consolidando al sector bancario mexicano. Muchas gracias y buenas tardes a
todos ustedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario