viernes, 7 de enero de 2022

OPINIÓN ANÁLISIS. Boletín Semanal. 7 de enero de 2022. Visión 3D Entorno y estrategia Aumenta la aversión al riesgo

El Top
 Minutas de la última reunión de la Reserva Federal sugieren que los miembros
están dispuestos a aumentar las tasas de interés, así como a reducir la hoja de
balance.
 Reporte de empleo en Estados Unidos decepciona al mostrar una creación de
tan solo 199 mil puestos de trabajo en el mes de diciembre.
 ISM en Estados Unidos señala desaceleración económica en diciembre.
 Minutas de Banco de México apuntan a una mayor preocupación en torno a la
inflación y mayores acciones por parte del banco central.
 Inflación en México se desacelera y cierra el 2021 en 7.4%. La subyacente se
mantiene al alza.
 Inflación en la Eurozona se acelera a niveles máximos y supera estimados.
El retrovisor
Esta semana los mercados estuvieron atentos a la publicación de las
minutas de las últimas reuniones de política monetaria en Estados Unidos y
México. La primera confirmó que los miembros están listos para elevar las
tasas de interés en este año, así como comenzar a discutir la reducción en
la hoja de balance. En el Banco de México se muestran más preocupado por
la inflación, y sugieren acciones más agresivas hacia adelante. Con esto es
de esperar menores condiciones de laxitud monetaria en el año, lo que
pudiera generar volatilidad en los mercados. En tanto en Estados Unidos el
reporte de empleo decepcionó ya que solamente se crearon 199 mil puestos
de trabajo cuando las estimaciones superaban los 400 mil durante el mes de
diciembre, aun así la tasa de desempleo bajó en el mes alcanzando pleno
empleo. En la eurozona la inflación superó estimados y nuevamente se
aceleró al ubicarse en 5%. Caso contrario en México, que la inflación del mes
de diciembre se situó en 7.4%, mostrando una ligera desaceleración
originada por los menores precios del gas LP. Además, se publicaron los
indicadores del IMEF señalando una aceleración de la economía mexicana
en el último mes del año.
Las minutas de la Reserva Federal confirmaron que la FED está lista para
retirar estímulos más rápido. De acuerdo a las últimas discusiones del
organismo, llevadas a cabo a mediados de diciembre, la mayor parte de los
miembros consideró que es prudente acelerar el retiro del programa de compras
e incluso contemplar alzas a las tasas de interés antes de lo anticipado. Las
acciones buscarían reducir los riesgos inflacionarios que amenazan con evitar un
descenso de la inflación este año al objetivo de 2% del banco. Todos los miembros
se mostraron en favor de iniciar el alza de tasas en 2022, una vez que se haya
concluido el programa de compras, algo que sucederá a mediados de marzo.
Varios miembros incluso afirmaron que será necesario acelerar el proceso de
incremento a las tasas, por lo que los mercados ahora descuentan casi con total
confianza (73.1%) un incremento a la tasa de interés para marzo. Más aún, los
miembros de la FED presentaron un discurso más agresivo al asegurar que
también será necesario iniciar la reducción del balance de activos del banco, casi
inmediatamente después del primer incremento a las tasas de interés. La FED
actualmente sostiene 8.8 billones de dólares en instrumentos de deuda
gubernamental y bonos respaldados por hipotecas. El organismo reinvierte
constantemente en estos valores una vez que se da su vencimiento, pero tras el
anuncio, se prepara el final de las reinversiones. Esto implica un retiro de liquidez
en los hechos para los mercados de deuda, el “quantitative tightening”. Es la
primera vez que la FED señala que está preparada para dejar de respaldar con
liquidez al mercado y habla de una total determinación del banco para salir de las
condiciones ultra acomodaticias que trajo la pandemia.
Los datos de empleo en Estados Unidos decepcionaron, pero el objetivo de
pleno empleo está cerca de alcanzarse. La economía generó 199 mil nuevos
puestos de empleo en diciembre, contra 400 mil estimados, y la tasa de
participación no se movió (61.9%), con lo que se confirma una recuperación del
mercado laboral que siguió siendo más débil de lo deseado al cierre de 2021. Sin
embargo, la tasa de desempleo cayó convincentemente a 3.9% y se siguió
acercando a sus niveles de febrero 2020 (3.5%), cuando inició la emergencia
sanitaria. Además, las cifras de octubre fueron revisadas sustancialmente al alza
(+102 mil a 648 mil) junto con las de noviembre (+39 mil a 249 mil). Con ello,
durante 2021 el crecimiento del empleo promedió 537 mil nuevos puestos creados
cada mes, un ritmo de recuperación acelerado que mostró signos de moderarse
significativamente a finales de año. Los salarios promedio por hora crecieron 4.7%
anual, superando estimados (4.2%) pero aún por debajo de la inflación. Si bien los
nuevos empleos y la tasa de participación decepcionaron, luce poco probable que
modifiquen los planes de normalización monetaria de la FED, pues la tasa de
desempleo se mantiene en trayectoria para alcanzar el objetivo de pleno empleo
hacia abril y es posible que las cifras de nuevos puestos en diciembre sean
revisadas al alza, como ha sucedido para meses previos de manera continua. En
este sentido, es prudente considerar que el objetivo de empleo de la FED
prácticamente se ha alcanzado y que el organismo muy probablemente centrará
su atención ahora en su objetivo de estabilidad de precios.
Los indicadores ISM mostraron desaceleración de la actividad económica en
diciembre. Tanto las manufacturas (58.7 vs 60e.) como los servicios (62 vs 66.9e.)
se expandieron a ritmos menores de los esperado durante diciembre, aunque
mantienen tasas de expansión extraordinariamente altas. La caída de actividad
más fuerte se dio en los servicios, en un mes en el que la propagación de la
variante Omicron podría haber inhibido el consumo de servicios relacionados con
viajes, restaurantes y entretenimiento. No sólo la demanda se redujo en el sector,
sino también el empleo. En cuanto a los precios, estos se mantienen elevados,
pero los retrasos en entregas por parte de proveedores han comenzado a
reducirse. Las encuestas en el sector manufacturero muestran también un
desarrollo similar, con muchos de los encuestados señalando que lo peor en las
cadenas productivas puede haber quedado atrás. La producción en el sector se
enfrió en línea con una menor demanda por bienes, al tiempo que los precios de
insumos registraron su mayor caída en una década, señal positiva para la inflación.
También parecen mejorar las condiciones de empleo y disponibilidad de
trabajadores, con el índice de empleo del sector registrando su mayor nivel en 8
meses. De confirmarse esta tendencia hacia adelante, con los precios al productor
descendiendo, las presiones inflacionarias en la economía podrían reducirse y
llevar a la FED a reducir el tono de preocupación sobre la estabilidad de precios.
Pero esto no es algo que luzca probable en el corto plazo sino hasta la segunda
mitad del año, y se dará siempre y cuando no aparezcan nuevos choques que
afecten la inflación.
En Europa, la inflación sorprendió con mayor aceleración en diciembre. Los
precios a los consumidores siguieron acelerándose en Europa al cierre de 2021, a
pesar de que se esperaba ver la primera desaceleración en diciembre. La inflación
general alcanzó un nuevo récord en la Eurozona, al colocarse en 5% a tasa anual
(vs 4.8%e.), mientras que la inflación subyacente se estabilizó en 2.6% anual. La
inflación sigue siendo impulsada principalmente por los precios de energéticos e
incrementos en los precios de bienes como consecuencia de los problemas en las
cadenas productivas. A pesar de la sorpresa, tanto el Banco Central Europeo
como los mercados siguen esperando que la inflación comience a descender en
2022, a medida que el efecto de los precios de energéticos desaparece. Sin
embargo, la velocidad del retroceso será importante, pues si la inflación se
muestra resistente a caer, es posible que los mercados comiencen a descontar
una postura menos complaciente del banco central. Recientemente algunos
miembros del BCE han comenzado a hacer llamados para considerar de manera
más seria los riesgos inflacionarios y adoptar una postura flexible que permita
ajustar las condiciones monetarias de forma rápida si la inflación permanece más
alta de lo esperado. De momento, no se esperan acciones de política monetaria
por parte del BCE para contener la inflación.
Las minutas de Banxico señalan preocupación en torno a la inflación y
sugieren acciones más agresivas hacia adelante. En las minutas de la última
reunión de política monetaria, donde Banxico sorprendió al mercado aumentando
la tasa de referencia en 50 puntos base para ubicarla en 5.50%, sugieren un tono
de mayor restricción monetaria (hawkish). Hay que recordar que la decisión fue
dividida, con Gerardo Esquivel votando a favor de un aumento de 25 puntos base.
En la discusión Esquivel argumentaba que le preocupaban acciones agresivas a
costa de afectar el crecimiento. El resto de los miembros apuntan a mayores
preocupaciones en torno a la inflación. Mencionan que el argumento de
temporalidad ha perdido cierta validez, toda vez que la inflación ha aumentado de
manera persistente y de forma generalizada. Señalan que la aceleración en la
inflación subyacente sugiere que se están concretando efectos de segundo orden,
y el alza en las expectativas señala que se podrían estar desanclando las
expectativas de mediano y largo plazo. Por ello el Banco Central debe de tomar
acciones más firmes y concretas para mostrar un compromiso inequívoco con su
mandato, que es lograr la estabilidad de precios. Aunado a ello mencionan la
menor laxitud monetaria en Estados Unidos que hará tomar mayores acciones
hacia adelante. En torno al crecimiento mencionan que es frágil y heterogéneo.
Así mismo pareciera haber una preocupación en torno a las condiciones de
holgura, que parecieran ser más ajustadas y por lo tanto pueden existir presiones
inflacionarias por el lado de la demanda. Esperamos que Banco de México
continúe con el ciclo restrictivo comenzado el año pasado. Estimamos un
incremento de al menos 100 puntos base a la tasa de interés para finales del año,
pudiendo cerrar entre 6.5% y 7%. No descartamos un movimiento de 50 puntos
base para la tasa objetivo en la reunión de febrero.
La inflación del cierre del 2021 en México se situó en 7.4% la mayor en los
últimos 20 años. La inflación mes a mes se ubicó en 0.36% durante diciembre,
siendo menor a estimados y desacelerándose contra la lectura previa. Los
energéticos disminuyeron 2.3% mes a mes en especial por la caída del gas LP.
Las frutas y verduras también resultaron menores en 2.4%. En tanto la inflación
subyacente se mantiene elevada, afectada en parte por presiones estacionales
derivado del periodo vacacional. Durante el 2021 se situó en 5.94% también
resultando ser la lectura más elevada en las últimas dos décadas. Los riesgos de
una inflación que continúe presionada al alza son importantes, considerando el
alza al IEPS, el costo acumulado de las empresas y el alza al salario mínimo de
los últimos tres años. Si bien la desaceleración de la inflación general es una buena
noticia, la elevada inflación subyacente es motivo de preocupación porque es una
señal de persistencia de un problema más inercial e inclusive estructural, lo que
sugiere acciones más agresivas por parte de Banco de México.
Indicadores del IMEF en México apuntan a una aceleración de la economía
mexicana al cierre del año. El IMEF manufacturero se ubicó en 52.6 puntos en
diciembre mejorando contra el mes previo y señalando una expansión en el sector.
Además resulta ser el nivel más alto de aceleración desde el 2018. Los datos
señalan mejoras en las entregas de productos y los inventarios, lo que sugiere
mejores condiciones en las cadenas de suministro y cuellos de botella. En tanto el
empleo también se aceleró. Los datos de producción y nuevos pedidos
retrocedieron respecto de los niveles observados en el mes de noviembre. En
tanto el IMEF de servicios la aceleración fue mayor para ubicarse en 52.6 puntos
y resulta ser la aceleración más elevada desde el primer semestre del año. En
general todos los indicadores muestran mejoría y señalan una aceleración en el
mes de diciembre. Considerando estos datos, es previsible esperar que la
economía mexicana haya crecido 5.5% en el 2021. El IMEF contempla un
crecimiento del PIB de entre 2.9% y 3.2% para el 2022, mayor a la encuesta de
analistas privados de Citibanamex y más elevado que nuestro pronóstico.
El panorama
La próxima semana habrá datos relevantes de inflación en Estados Unidos y
China. Se espera que los precios a consumidores en Estados Unidos registren un
alza de 7.1% anual durante diciembre, una aceleración con respecto a meses
pasados. En China, se espera que la inflación haya descendido a 1.7%, tras el
impacto poco ordinario de los alimentos el mes pasado. Además, se publicarán
datos de ventas al menudeo en Estados Unidos, con estimados de un alza
moderada de 0.2% para el mes de diciembre y cifras de producción industrial
(0.3%e. dic.). En México se darán a conocer también datos de producción
industrial, pero para el mes de noviembre, junto a cifras de inversión para octubre.
¿Qué recomendamos?
Pese a los mensajes de menor liquidez y aumento en las tasas de interés por parte
de la Reserva Federal los mercados siguen en su trayectoria de alza. Si bien es
cierto que momentáneamente han reaccionado en torno a las minutas, la toma de
utilidades fue bastante modesta. Aunado a ello, la variante ómnicron es un riesgo
importante a la baja en el crecimiento económico y al alza en la inflación. El número
de contagiados en el mundo- al cierre de la edición- supera los 301.6 millones de
casos, tan sólo esta semana en Estados Unidos se superó el millón de casos
diarios de contagio. Sin embargo, los mercados se mantienen complacientes.
Consideramos que el panorama para el 2022 será de mayor volatilidad, aun así
pensamos que los activos ganadores será la renta variable, aunque los
rendimientos serán más moderados. Habrá que ser sumamente selectivos a la
hora de elegir los activos. En cuanto al tipo de cambio la relativa fortaleza del peso
abre una oportunidad para acumular posiciones direccionales y tácticas esperando
un tipo de cambio más depreciado al final del año.

El Top
 Mercados en Estados Unidos con un comportamiento semanal negativo. El
índice tecnológico Nasdaq fue el más afectado.
 Esto se explica principalmente por las minutas de la FED que proyectan una
normalización monetaria más temprana y rápida de lo que se anticipaba.
 Se prevé que la variante ómicron tenga un efecto en las utilidades de las
empresas durante el 1T22 pero la actividad rebotaría a partir del 2T22.
 En México, después de que el IPC cerró 2021 en zona de máximos históricos,
el principal indicador mostró una variación negativa de 0.1% en la semana.
 Aeropuertos dan a conocer desempeño de tráfico de pasajeros en diciembre.
Lo más relevante
El S&P500, Dow Jones y Nasdaq registraron retrocesos de -1.9%, -0.3% y –4.5%,
respectivamente. La Reserva Federal (FED) dio a conocer las minutas de su último
Comité de Mercado Abierto en diciembre pasado. Los principales funcionarios de
la FED no sólo planean incrementar el ritmo de reducción de compra de activos
(tapering) sino que además ven un alza de tasas de interés antes de lo previsto.
Además, sugirieron que, a la par del alza de tasas de interés, podrían estar
reduciendo la liquidez. Esto es importante porque esa liquidez sirvió para apuntalar
las ganancias de los mercados accionarios en los últimos años.
La FED plantea medidas más restrictivas para reducir la históricamente elevada
inflación. Como consecuencia, la tasa de los Bonos del Tesoro de Estados Unidos
en su plazo a diez años alcanzó un nivel de 1.78% siendo que había terminado el
año 2021 en 1.51%. La extremadamente baja tasa de interés fue el sustento de
mayores niveles de valuación en las acciones. Es por eso que las empresas
tecnológicas (de alto crecimiento pero con mayor múltiplo) son las más sensibles
al incremento de tasas de interés.

A pesar que la generación de empleo en diciembre decepcionó en términos de
nuevos empleos, la tasa de desempleo descendió a 3.9% contra 4.1% estimado,
por lo que la recuperación continúa y será positiva para utilidades y precios de las
acciones. Sin embargo, no creemos que este dato modifique los planes de la FED.
Fuente: Intercam.

En 2022, para la mayor parte de los sectores bursátiles en Estados Unidos debe
verse como un año en el que se llevará a cabo una reconstrucción de inventarios.
Esto es positivo para las utilidades de las empresas, cuyos márgenes sufrirán
menos de problemas de desabasto de materias primas y producto final. Por eso,
nos mantenemos positivos acerca del desempeño de los mercados en aquel país.
Sin embargo, no descartamos volatilidad durante los primeros meses del año a la
par que se descuentan los efectos de una mayor restricción monetaria.
En México vimos un IPC que bajó 0.1% en la semana después de haber cerrado
el 2021 en la zona de máximos históricos. Para México, el efecto neto de los
acontecimientos arriba descritos en Estados Unidos deberá ser positivo. Sin
embargo, históricamente un movimiento alcista en las tasas de interés en aquel
país tiene una incidencia negativa más significativa para los mercados accionarios
emergentes. Además, las perspectivas de crecimiento y alza de tasas no son
alentadoras. Es por eso, que tenemos que ser más selectivos porque esperamos
movimientos alcistas menos generalizados. Sectorialmente, continuamos
positivos en los sectores de Aeropuertos (una vez superada la ola de contagios de
ómicron, la recuperación del turismo en México tiene mucho espacio), Financieras
(alza de tasas elevaría márgenes de ganancia), Consumo Discrecional y Bebidas.
2.8
Por su parte la variante ómicron ha hecho que el número de casos Covid aumente
de manera exponencial a nivel global. Sin embargo, la severidad de las infecciones
que causa esta variante es inferior a la de variables anteriores. La experiencia de
Sudáfrica, en cuanto al súbito incremento de casos para después ceder también
rápidamente (varias semanas, ya no meses), ha hecho que las medidas de
confinamiento no sean tan restrictivas ni tan generalizadas en esta nueva ola de
contagios, lo que no provocará un efecto tan adverso para los negocios y, por lo
tanto, para la generación de utilidades de las empresas listadas en los mercados.
Los resultados previsibles son que los pronósticos de crecimiento de utilidades se
vean reducidos para el 1T22 con un rebote en el 2T22. Algunas empresas como
Apple han optado por cerrar parcial y temporalmente sus tiendas en ciertas
ciudades de Estados Unidos ante la cifra récord de un millón de contagios en un
día en ese país. Sin embargo, la demanda continúa contenida, por lo que el efecto
adverso para las empresas y su generación de utilidades será sólo de corto plazo.
Empresas y sectores bajo la lupa
Aeropuertos y Volaris dan a conocer tráfico de pasajeros. Asur reportó que el
tráfico total de pasajeros para diciembre de 2021 alcanzó un total de 5.5 millones,
representando un incremento del 5.2% respecto a diciembre de 2019 y de 79.1%
con respecto a diciembre de 2020. En el caso de Gap, la variación contra
diciembre de 2019 fue de -0.2% y de 58.8% con respecto a diciembre de 2020.
Las cifras para Oma fueron de una baja de 7.5% vs. 2019 y de +58.1% con
respecto a 2020. Para el caso de Volaris los crecimientos en pasajeros fueron de
31.4% y de 45.2% para 2019 y 2020, respectivamente.
Cemex informó que desinvertirá en sus inversiones de Costa Rica y El
Salvador. La empresa informó que ha firmado un acuerdo para la venta de sus
operaciones en Costa Rica y El Salvador con Cementos Progreso Holdings, S.L.,
a través de sus empresas subsidiarias, por un monto total de aproximadamente
335 millones de dólares. Esta transacción avanza más el objetivo del plan
estratégico de Cemex, Operación Resiliencia, para optimizar su portafolio global.
Alpek anuncia incremento a su calificación crediticia con S&P Global a grado
de inversión (BBB-). Alpek, S.A.B. de C.V. anunció que Standard & Poor’s Global
Ratings (“S&P”) elevó la calificación crediticia de la Compañía a grado de
inversión, modificándola de “BB+” a “BBB-”. En su comunicado, S&P enfatizó una
mejora al perfil de riesgo del negocio, así como los resultados financieros
recientes, como los motivos principales detrás del incremento de calificación.
Indicadores
MACD: lateral en sobrecompra.
RSI: lateral arriba de zona neutral.
VI: ligera sobrecompra.
El índice presentó una semana con ligeras bajas, pero prácticamente lateral separándose de las bajas en los mercados americanos.
Los osciladores MACD y Vortex muestran ligera sobrecompra y el RSI tiene pendiente positiva sin alcanzar todavía esa condición.
El mercado está consolidando cerca de los máximos históricos y es importante que rompa la resistencia en 53,300 para poder ver
continuidad en la tendencia de alza. Vemos el rango de operación para la siguiente semana entre 54,000 y 52,400 puntos.
S&P500
Gráfico diario
ALZA
Soportes y Resistencias
R2: 4,800
R1: 4,720
S1: 4,670
S2: 4,570
Indicadores
MACD: cruce de baja arriba de zona
neutral.
RSI: pendiente negativa debajo de
zona neutral.
VI: neutral en señal de alza.
El índice tuvo una semana con caídas que han generado deterioro en la gráfica de corto plazo. El MACD hizo un cruce de baja en
zona de ligera sobrecompra, el RSI rompió a l abaja la zona neutral y tiene pendiente negativa y se rompió a la baja el promedio
móvil de 20 días. Con esto, vemos que la toma de utilidades puede continuar y el soporte importante lo veos en 4,570 puntos que es
el promedio móvil de 100 días. El rango de operación lo vemos entre 4,570 y 4,800 puntos para la siguiente semana.
Ver información importante al final de este documento.
7INTERCAM BANCO
Visión 3D
7 de enero de 2022
El peso
Gráfico diario
BAJA
Soportes y Resistencias
R2: 20.65
R1: 20.45
S1: 20.25
S2: 20.05
Indicadores
MACD: pendiente negativa debajo de
zona neutral.
RSI: pendiente negativa cerca de
sobreventa.
VI: neutral en señal de baja.
El peso tuvo una semana con una ligera apreciación y sigue rompiendo los soportes que veíamos en semanas anteriores. Ahora,
vemos el soporte en $20.25 que es donde se encuentra el promedio móvil de 200 días. La fuerte apreciación de las últimas semanas
ha llevado al RSI a tocar niveles de ligera sobre compra y el MACD comienza a acercarse a esa zona. Vemos complicado una
apreciación mucho más fuerte desde los niveles actuales, por lo que ir acumulando posiciones largas en dólares sobre estos niveles
parecería ser una buena oportunidad. Vemos el rango de operación para la siguiente semana entre $20.25 y $20.65.
Glosario
Vortex Index (VI). El indicador de Vórtice, Se utiliza para detectar reversiones de tendencias y confirmar las tendencias actuales, mediante el cruce volúmenes promedios.
MACD. La divergencia y convergencia de las medias móviles, por sus siglas en inglés (MACD) es un indicador de impulso, que sigue la tendencia y muestra la relación entre dos
promedios móviles del precio de un activo. Nos anticipa cambios de tendencia y la disminución o aumento en el volumen.
RSI. Es un indicador de impulso que compara un precio de cierre particular de un valor con un rango de sus precios durante un cierto período de tiempo. Se utiliza para generar señales
de sobrecompra y sobreventa.
Soporte. Un soporte es un nivel de precio por debajo del actual, se espera que la fuerza de compra supere a la de venta, por lo que un impulso bajista se verá frenado y por lo tanto el
precio repuntará.
Resistencia. Una resistencia es el concepto opuesto a un soporte. Es un precio por encima del actual, la fuerza de venta superará a la de compra, poniendo fin al impulso alcista, y
por lo tanto el precio retrocederá.
Al alza. Tendencia esperada del activo, basado en los indicadores y el análisis de la gráfica. Se espera una mayor demanda de valores que se traduciría en el incremento en el valor
del activo.
A la baja. Tendencia esperada del activo, basado en los indicadores y el análisis de la gráfica. Se espera una menor demanda de valores que se traduciría en un decremento en el
valor del activo.
En espera. No tomar decisiones de entrada o salida del mercado, ya que, el comportamiento que se observa no ha marcado ninguna tendencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario