Entrada destacada

MOLOTOV, DIVISION MINÚSCULA, DLD E INSPECTOR ESTARÁN PRESENTES EN EL FESTIVAL CITY 2022.

  Vive en día lleno de Rock en Querétaro, en la primera edición del Festival City 2022. One Shot Producciones presenta la primera...

sábado, 30 de abril de 2022

INTERCAM BANCO. OPINIÓN ANÁLISIS. Boletín Semanal. Visión 3D Entorno y estrategia Se modera el crecimiento en el 1T22 El Top Entorno y estrategia Se modera el crecimiento en el 1T22 El Top.


 El PIB de Estados Unidos del 1T22 presenta una contracción de 1.4%
sorprendiendo al mercado. Sin embargo, al interior se mantiene fuerte el
consumo.
 La inflación PCE alcanzó 6.6% en Estados Unidos, pero el componente
subyacente se desaceleró por primera vez en más de un año (5.2%).
 PIB de la Eurozona crece 0.2%, al tiempo que la inflación nuevamente se sitúa
en niveles máximos al ubicarse en 7.5%.
 El PIB de México avanza, pero más moderadamente que estimados. En el 1T22
el PIB fue mayor en 1.6% en términos anuales.
 Balanza comercial muestra moderación en exportaciones. Crecen fuerte las
exportaciones no petroleras, pero se contraen las no petroleras.
 IGAE del mes de febrero sin cambios durante febrero, en términos anuales
avanza 2.5%.
 Ventas al menudeo superan estimados y se ubican en 0.8% mes a mes.
El retrovisor
Esta semana los inversionistas estuvieron atentos a la publicación de los
reportes del PIB del primer trimestre del año en Estados Unidos, la Eurozona
y México. Los primeros dos señalan una moderación en la actividad,
inclusive en Estados Unidos se registró una contracción en el PIB de 1.4%.
Caso contrario en México, que la actividad repuntó en el primer trimestre del
año, impulsada por servicios e industria. La inflación en la Eurozona parece
no ceder y al mes de abril nuevamente alcanza 7.5%. En tanto, en Estados
Unidos la inflación PCE ─lectura preferida por el FED─ se situó en 6.6%, con
señales de que la inflación se encuentra cerca de alcanzar un pico tras la
desaceleración del componente subyacente a 5.2%. En México se publicaron
varios datos económicos, entre los que destacan la balanza comercial, el
IGAE y las ventas al menudeo. Todos apuntan a mejorías en la actividad en
el primer trimestre del año, consistente con el dato del PIB, pero con riesgos
en el panorama hacia adelante por una política monetaria restrictiva en el
país, los mayores confinamientos en China, los elevados precios de los
energéticos y los granos, así como una moderación esperada para la
economía global.
La economía estadounidense se contrajo sorpresivamente en el 1T22. Los
datos más recientes de crecimiento en Estados Unidos revelaron una contracción
del PIB de (-) 1.4% anualizado en el primer trimestre de 2022, cifra alejada de las
expectativas de 1.1% de crecimiento. Se trata de la primera contracción trimestral
desde el segundo trimestre de 2020, cuando la pandemia detuvo la actividad
económica en el país. El consumo se aceleró a 2.7% anualizado, con firmeza en
el consumo de bienes duraderos (4.1%) y de servicios (4.3%). La inversión privada
se moderó (2.3%) tras una caída de los inventarios que redujo en 0.87pp al PIB,
pero el componente en general se mantuvo en terreno de expansión gracias a la
fortaleza de la inversión fija (7.3%). La debilidad provino del gasto e inversión de
gobierno (-2.7%) y, especialmente, de las exportaciones netas que restaron 3.2pp
de crecimiento al PIB. Las importaciones se expandieron 17.7% anualizado en el
trimestre, a un ritmo de crecimiento constante con respecto a lo visto al cierre de
2021; pero las exportaciones se cayeron (-) 5.9% anualizado (-9.6% en
exportación de bienes), lo que provocó que el sector externo contribuyera
sustancialmente a una cifra del PIB más baja. El dato final para el 1T22 revela que
el mercado interno se mantiene firme y crece, con el consumo aun acelerándose,
las importaciones en tasas altas de expansión y una inversión fija sólida; lo que
sugiere que la economía continúa en firme tendencia de crecimiento. Esto aún a
pesar de que la debilidad del sector externo (exportaciones) provocó una sorpresa
negativa en el número final. Dado que la debilidad económica no es algo
generalizado, sino más bien exclusivo del sector externo, muy probablemente no
impedirá que la FED continúe con agresivos esfuerzos para contener la inflación.
Esto se vio reflejado en los mercados, con el índice del dólar alcanzando su nivel
más alto desde 2002 ante la expectativa de una normalización monetaria más
acelerada en Estados Unidos con respecto a otras economías avanzadas.
La inflación (PCE) se aceleró en línea con estimados. Datos de inflación en
Estados Unidos, medida por el Deflactor del Gasto de Consumo, mostraron un
crecimiento mensual de los precios de 0.9% durante marzo, impulsada por precios
de la energía. A tasa anual la inflación se colocó en 6.6% (vs. 6.4% feb.), su nivel
más alto desde 1981. Sin embargo, en el componente subyacente el incremento
fue de sólo 0.3%, por segundo mes consecutivo, y fueron los dos menores
incrementos mensuales desde el verano pasado. Esto comienza a revelarse
señales de que la inflación se encuentra cerca de alcanzar un techo, pues la
inflación subyacente de hecho se desaceleró a 5.2% anual (vs. 5.3% feb.); su
primera caída en más de un año. En cuanto a otros indicadores importantes que
acompañaron a las cifras de inflación, los ingresos se desaceleraron y crecieron
0.5%, mientras que la tasa de ahorro cayó ligeramente a 6.2%. Además, el Índice
de Costes Laborales (Employment Cost Index) se aceleró a 1.4% en el 1T22, con
los salarios avanzando 4.7% anual y los beneficios laborales 4.1% anual,
alimentando los temores de una inflación más persistente hacia adelante, pues se
trata del mayor incremento trimestral desde que existe el indicador (finales de
1990s). De ser persistentes las presiones salariales, la inflación podría descender
más lento de lo esperado y podría requerir de acciones más decisivas de la FED
en el futuro; en especial si los incrementos salariales no están acompañados de
mayor productividad.
En Europa, domina el bajo crecimiento. Las cifras del PIB europeo para el 1T22
confirmaron un lento crecimiento de la economía, al registrar una expansión de
0.2% con respecto al trimestre previo. A tasa anual el crecimiento fue de 5%,
impulsado por una baja base comparable en 2021. Los datos confirman un inicio
débil para 2022 en el bloque económico, reflejando los efectos negativos de
crecientes precios (particularmente la energía) y las consecuencias comerciales
de la guerra en Ucrania. Por país, Italia registró una contracción (-0.2% t/t), España
creció menos de lo esperado (0.3% t/t), Alemania apenas logró evitar entrar en
recesión (0.2%) y Francia registró estancamiento (0%). Se teme que la debilidad
en el crecimiento se mantenga en los meses por venir y que la recuperación tras
la pandemia pierda su ímpetu. Las recientes cuarentenas en China han provocado
intermitencias en la adquisición de insumos y problemas para la producción,
mientras que la inflación está minando la recuperación de la demanda en el sector
servicios, a pesar de que las olas por COVID-19 se han logrado controlar.
Este bajo crecimiento se conjugó con persistentes presiones inflacionarias.
El Índice de Precios al Consumidor creció 7.5% en abril y alcanzó un nuevo récord, al superar el 7.4% de marzo. Destaca la inflación subyacente, que también alcanzó
un nuevo récord en 3.5% anual. La energía sigue explicando la mayor parte de las
presiones inflacionarias (38% anual), pero el alza en mercancías (3.8%) y servicios
(3.3%) pone presión sobre el BCE para retirar estímulos monetarios e iniciar el
alza de tasas en la segunda mitad del año; aún a pesar de sus consecuencias para
el crecimiento. En declaraciones durante esta semana, el Vicepresidente del
Banco Central Europeo, Luis de Guindos, aseguró que la inflación se encuentra
muy cerca de alcanzar un pico, pero advirtió que probablemente ésta no
descenderá de 4% este año. Además, es importante señalar que los riesgos de
mayor inflación se mantienen vigentes: Rusia decidió esta semana suspender el
suministro de gas natural a Polonia y Bulgaria tras no recibir pagos en rublos por
el energético, y amenazó con cortar el suministro a otros países que no atiendan
la petición de Moscú. Al mismo tiempo, la UE ha advertido que pagar por gas en
rublos es una violación de las sanciones implementadas a Rusia, lo que podría
acarrear consecuencias para las empresas que importen gas utilizando rublos.
Una situación difícil para los importadores europeos de gas. Más aún, el complejo
panorama podría agravarse si el conflicto escala y la UE decide imponer nuevas
sanciones a Rusia, una vez que Alemania ha dado su visto bueno para que las
próximas sanciones incluyan un embargo al petróleo ruso. El escenario de ver
nuevas sanciones no es poco probable, pues el ejército ruso ha intensificado los
ataques al este de Ucrania para controlar definitivamente territorios en la región
de Donbás y en el sur del país.
La economía mexicana en el 1T22 avanza 1.6% año a año, ligeramente menor
a las estimaciones. Sin embargo, la actividad económica se aceleró comparado
con el estancamiento observado en el 4T21. Considerando la ola de ómicron que
afectó la actividad en enero y febrero, consideramos que las cifras resultan
positivas, más aun considerando el complejo entorno mundial. En términos
anuales, las actividades primarias fueron mayores en 1.8%, la industria avanzó
2.9% y los servicios en 0.6%. Trimestre a trimestre, el PIB fue mayor en 0.9%
(1.3%e). Los servicios repuntaron de manera secuencial (1.1%) y la industria se
mantuvo en crecimiento por varios meses consecutivos en 1.1%. Ello pese a los
problemas aun persistentes de las cadenas de suministro y elevados costos de los
insumos. Finalmente, en cuanto a las actividades primarias, éstas mostraron una
contracción de 1.9%. Pese a que las cifras resultan positivas, consideramos que
el panorama en el corto plazo luce complejo considerando el entorno internacional.
La elevada inflación, las presiones en las materias primas, la desaceleración en el
crecimiento económico de los dos motores más grandes de la economía global, y
las crecientes problemáticas en las cadenas de suministro y el transporte marítimo
en China sugieren un 2T22 más moderado para la actividad económica de México.
Balanza comercial en marzo registra un superávit de 198.7 millones de
dólares. En términos anuales, las exportaciones e importaciones aumentaron
20.9% y 12.7% respectivamente, pero mostrando una desaceleración en la tasa
de avance. Mes a mes, las exportaciones cayeron (-2.7%), en tanto las
importaciones fueron mayores en 1%. Las exportaciones petroleras avanzaron
15.2% por los elevados precios del petróleo, pero las no petroleras disminuyeron
3.9%, en particular por la reducción en las manufacturas y en especial por la
debilidad de automóviles. Las importaciones aumentaron 1%, las petroleras fueron
mayores en 17.4% y las no petroleras disminuyeron 0.7%. Vale la pena destacar
que para los últimos 12 meses la balanza comercial mantiene un déficit de 4.8 mil
millones de dólares, y que la balanza petrolera para el mismo periodo registra un
déficit de 5.8 mil millones de dólares.
De acuerdo con cifras del IGAE la economía mexicana avanzó 2.5% en el mes
de febrero pero se mantuvo sin cambios en términos mensuales (0.0%). La
industria aumentó 2.5% impulsada por las manufacturas, en tanto los servicios
fueron mayores en 2.7%. En cuanto al sector primario la contracción fue de 2.9%.
Si bien es cierto que el “estancamiento” al mes de febrero de acuerdo con el IGAE
puede leerse a simple vista como negativo, pareciera que, derivado del contexto
internacional con persistentes problemas en las cadenas de suministro y
condiciones de la pandemia aun complicadas por ómicron, la cifra resulta positiva.
Considerando el nivel de actividad económica previo a la pandemia, la actividad
aún no se ha recuperado y se encuentra lejos de alcanzar el máximo observado
en agosto del 2018.
Las ventas al menudeo avanzaron 6.4% en términos anuales y 0.8% en
términos mensuales, mejores a las expectativas. Esta relativa solidez pareciera
ser el reflejo de un mayor dinamismo de la demanda interna, impulsados por la
recuperación en el empleo y los salarios. Al interior, seis de los nueve subsectores
mostraron crecimientos. Los más relevantes son ropa y calzado en 3.4%,
vehículos y gasolina 2.8%, y enseres domésticos en +2.0%. En el caso de los
componentes que registraron caídas se encuentran: artículos para el cuidado de
la salud -8.3%, esparcimiento y papelería -2.2% y ferretería 0.2%. Estimamos que
la recuperación continuará, aunque las tasas de crecimiento serán más
moderadas. Las amenazas sobre nuevas distorsiones en las cadenas de
suministro, por la política de Cero Covid en China, podrían impactar de nueva
cuenta el suministro de algunos productos. Adicionalmente, los elevados precios
de algunos granos, y los aumentos en las gasolinas podrían impactar el gasto de
los consumidores y dirigirlos hacia estas categorías.
El panorama
La próxima semana será muy importante en cuanto a datos económicos, con una
gran cantidad de información pendiente de ser publicada. En Estados Unidos
tendremos la reunión de política monetaria de la FED, en la que se espera un
incremento de 50pb a la tasa de fondos federales. Será de gran relevancia la
conferencia de prensa del presidente Jerome Powell, la primera conferencia
presencial desde el inicio de la pandemia, que otorgará claridad sobre las
intenciones y agresividad de la Reserva Federal para próximas reuniones.
Además, se publicarán indicadores adelantados (PMI e ISM) para el mes de abril
y los siempre importantes datos de empleo, en los que se espera ver una
estabilización de los salarios en 5.5% anual en abril y 390 mil nuevos puestos de
trabajo. En cuanto al resto del mundo, Europa y México también verán números
de actividad económica que se desprenden de indicadores adelantados (PMI,
IMEF). Además, Europa publicará nuevas cifras de inflación al productor, que se
mantiene en niveles record; y México publicará datos de confianza del consumidor
e inversión fija.
¿Qué recomendamos?
Esta semana continúo la temporada de reportes trimestrales en México y en
Estados Unidos, al tiempo que los mercados se mantuvieron con un
comportamiento mixto. Los resultados en Estados Unidos siguen siendo positivos,
y en México mantienen una recuperación gradual pero en un entorno altamente
inflacionario. Recomendamos esperar antes de aumentar posiciones de renta
variable local e internacional. En cuanto a la porción del tipo de cambio,
recomendamos mantener posiciones esperando una mayor depreciación hacia
adelante. Más aun considerando que la elevada inflación, originará un ajuste en el
ciclo restrictivo mayor al que han venido incorporando los mercados por lo que
esperamos una mayor fortaleza del dólar.
El Top
 Mercados de EE.UU. negativos, peor mes para Nasdaq desde 2008.
 IPC presenta pérdida semanal por 4ta semana consecutiva.
 Reportes corporativos en Estados Unidos mayormente positivos.
Lo más relevante
Los mercados en Estados Unidos registraron sesiones mixtas durante la semana.
Por el lado positivo, los buenos resultados trimestrales impulsaron a los índices.
Por el lado negativo, la continuación de la guerra en Ucrania, un mayor
endurecimiento de la postura monetaria de los principales bancos centrales ante
la persistencia de altos niveles de inflación y el repunte de casos de Covid en
China, que continua con su política de “Cero Covid”, y los nuevos datos
económicos en Estados Unidos: PIB y el ingreso/gasto personal. De esta forma,
los tres índices más importantes de Estados Unidos cierran con variaciones
negativas, y durante abril ninguno obtuvo un rendimiento semanal positivo. En
Europa, los mercados presentaron perdidas semanales, Euro Stoxx 50 perdió
1.0%, excepto el FTSE 100 que tuvo un rendimiento semanal de +0.3%. Asia tuvo
rendimientos mixtos durante la semana, aunque el rendimiento semanal termino
con pérdidas, el Nikkei en Japón perdió 0.9%, excepto el Hang Seng que en la
semana gano 2.2%. En México, el IPC registró rendimientos mixtos para un
rendimiento semanal negativo de 3.3% ubicándose en los 51,417.97 puntos.
En la semana, el Dow Jones cerró abajo 2.5%, mientras el S&P cayó 3.3% y
Nasdaq -3.9%. Esto representa que Nasdaq obtuviera un rendimiento en abril de
-13.3%, lo que representa su peor mes desde octubre 2008, en media crisis
financiera, y para el S&P, -8.8%, representa su peor mes desde mayo 2020, los
inicios de la pandemia del Covid.
Por otra parte, el petróleo registró su quinto mes consecutivo con ganancias, esta
semana termino con precio de $104.45 dólares por barril, para una ganancia
semanal de 2.3% y una mensual de 6.0% ante presiones en la cadena de
suministros, la continuación de la guerra en Ucrania y una baja en su producción.
En Estados Unidos, de las 275 empresas incluidas en el índice S&P 500, el 80.4%
han reportado ingresos mayores a los estimados y el 72.7% utilidades.
Destacando el sector energético con el mayor incremento en ingresos vs 1T21.
Los reportes más importantes de la semana fueron: 1) Amazon reportó ingresos
menores a los estimados, pero lo más sobresaliente de su reporte fue la pérdida
sufrida, la primera desde 2015; 2) Chevron, ya que gracias a los aumentos en
precios del petróleo y gas natural, tuvo ingresos +70% y utilidades +459% vs 1T21;
c) Twitter reportó lo que puede ser uno de sus últimos reportes, después de ser
aceptada la oferta de Elon Musk para adquirir a la empresa; d) Apple e Intel
reportaron arriba de lo esperado, pero bajaron sus expectativas para el siguiente
trimestre; e) Exxon reporto ingresos y utilidades con crecimiento de 53% y 203%
vs 1T21, respectivamente.
En México, el IPC tuvo una nueva pérdida semanal de 3.3%, de esta manera ligo
4 semanas registrando pérdidas semanales y así obtener un rendimiento en abril
de -9.1%. A pesar de buenos reportes de resultados y del crecimiento del PIB en
México durante el 1T22. En términos generales, las disrupciones en las cadenas
de suministro han tenido un impacto en los costos, adicionalmente de mayores
presiones por los precios de los energéticos.
Regional
Empresas y sectores bajo la lupa
Chedraui con fuerte crecimiento en ingresos y en utilidades. Los ingresos
consolidados aumentaron 72.6%. Los sólidos resultados no solamente son
producto del buen desempeño de México y de Estados Unidos, también por la
consolidación de Smart&Final. Es importante destacar que el 59% de los ingresos
de la compañía se generaron en Estados Unidos. La utilidad neta fue mayor en
48.8%. Sus operaciones en Estados Unidos han sido exitosas, luego de las
adquisiciones realizadas y generan un flujo de efectivo constante. Se enfrentará a
un mayor entorno inflacionario y a afectaciones en las cadenas de suministro que
podrían tener un impacto en los trimestres consecutivos.
Bachoco con ingresos y EBITDA record en 1T22. Los ingresos aumentaron
+25.9% y alcanzaron un nivel récord de $24,367 millones de pesos en el período,
y se impulsaron por mejores precios en Estados Unidos y en las principales líneas
de negocio en México. A finales de marzo, Bachoco anunció que un grupo de
accionistas de la Sociedad tiene la intención de llevar a cabo una oferta pública de
adquisición voluntaria; la recompra de acciones se llevaría a un precio estimado
de $81.66 pesos por acción. De autorizarse el inicio del proceso - y una vez que
se confirme el precio de la recompra de acciones – se llevaría a cabo la oferta.
Regional con crecimiento mejor de lo esperado. Los ingresos financieros
crecieron +25.5%, que hicieron que el margen financiero aumentara por mayores
tasas y cartera. El banco liberó reservas gracias a la buena calidad y el crecimiento
en su cartera. Su utilidad neta fue superior a nuestras expectativas y creció 43%
vs 1T21; gracias al mayor margen, la liberación de reservas y el buen control de
gastos respecto a la inflación. Prevemos dos vías de crecimiento para el banco: 1)
el margen crecerá por la mayor colocación de créditos, así como las subidas de
tasas y 2) la consolidación de Hey Banco tardará un poco más, pero tiene la
capacidad de exponenciar los resultados del grupo.
El índice presentó una semana con caídas y nos encontramos muy cerca de dos niveles de soporte importantes. El primero es el
promedio móvil de 200 días y el segundo la línea de tendencia de alza de corto plazo. Se está llegando a estos niveles con sobreventa
en el MACD, RSI y Vortex, por lo que vemos probable que el mercado tenga un rebote a partir de estos niveles. Vemos el rango de
operación para la siguiente semana entre 51,300 y 53,200 puntos.
S&P500
VI: neutral en señal de baja.
El índice tuvo una semana con caídas y se mantiene por debajo de 4,300 puntos que era la zona importante de soporte. Al segui r
abajo de ese nivel, y viendo que los osciladores técnicos (MACD, RSI y Vortex) están debajo de zona neutral y sin sobreventa, es
probable que sigamos viendo debilidad en este índice en el corto plazo. Es importante que el mercado no rompa 4,150 unidades que
es el siguiente soporte importante, son los mínimos que se tocaron en marzo. Vemos el rango de operación para la semana entrante
entre 4,150 y 4,300 puntos.
El peso
VI: neutral en señal de alza.
El peso tuvo una semana con una ligera depreciación y encontrando resistencia en su promedio móvil de 200 días que se encuentra
en $20.42. Los tres osciladores técnicos que seguimos muestran la misma condición, se encuentran arriba de zona neutral y en señal
de alza, por lo que es probable que veamos una consolidación en los niveles actuales con mayores probabilidades de seguir subiendo.
Vemos el rango de operación para la siguiente semana entre $20.15 y $20.65.

No hay comentarios:

Publicar un comentario