El mejor Mezcal

martes, 9 de agosto de 2022

Invex Opinión Estratégica. IDEAS PUNTUALES: DEPENDE DE LOS DATOS.


La Fed definió que su postura sería más dependiente de los datos. Los de la semana pasada confirman que aún no hay recesión y el mercado laboral sigue mostrando actividad. Con ello las tasas de largo plazo rebotaron y los mercados frenaron de alguna manera su racha de alzas. No obstante, la visión sigue siendo complaciente con un escenario de rápido descenso de la inflación y un cambio de postura de la FED. Seguimos con la idea de que tal escenario es poco probable. En México Banxico subirá la tasa esta semana a 8.5% (75 puntos base).

1.-La nómina no agrícola en Estados Unidos mostró un sólido aumento de 528 mil plazas en julio, excediendo en más del doble la cifra esperada por el consenso del mercado (+250 mil). Las ganancias en el empleo fueron generalizadas, destacando la fortaleza en la categoría de servicios. Tanto el empleo como la tasa de desempleo -misma que cayó a su nivel más bajo en décadas- redujeron nuevamente la probabilidad de observar una recesión en los próximos 12 meses.

Hay que interpretar el dato con cautela. No sólo la tasa de desempleo es de los indicadores que reacciona con mayor rezago ante una recesión (excluyendo 2020 cuando se dio el choque extraordinario de una pandemia y se perdieron hasta 22 millones de empleos en un mes). La tasa de vacantes laborales se mantiene en niveles elevados.

Asimismo, el promedio móvil de cuatro semanas de las solicitudes iniciales del seguro de desempleo, el indicador más oportuno del mercado laboral, no ha dejado de subir desde principios de abril pasado. Lo anterior, así como elevados niveles de inflación, podrían afectar el ingreso real de las familias y por ende el consumo en términos reales.

Por su parte, El ISM de servicios aumentó en julio, contrario a la caída esperada por el mercado. En contraparte, el ISM de manufacturas, las encuestas regionales de actividad industrial, el gasto en construcción y los principales indicadores del sector inmobiliario se deterioraron de forma importante en los últimos dos meses.

2.- Las tasas de los bonos del tesoro a 2 años mostraron un incremento de 34 puntos base al concluir el viernes pasado en 3.23%, mientras que las tasas de un plazo de 10 años cerraron la semana pasada 18 centésimas arriba al terminar con un nivel de 2.83%. Movimientos diferentes a aquellos vistos en el mes de julio. Los incrementos tan fuertes en las tasas generaron pérdidas en valuación en varios papeles de la parte de deuda gubernamental y corporativa en Estados Unidos.

3.-La inflación de Estados Unidos en julio se publicará este miércoles. Tanto el consenso del mercado como la FED de Cleveland, a través de su modelo nowcast, anticipan una inflación de entre 0.2% y 0.3% a tasa mensual. Si la inflación subyacente se mantiene elevada (se espera de 0.5% mensual) la FED podría continuar con una postura agresiva a pesar del descenso en los precios de materias primas.

Los precios de los “commodities” han disminuido en los últimos días, incluso se vuelven a observar niveles del precio del petróleo inferiores a $90 dólares por barril, pero falta mayor potencial para concluir que el incremento en sus precios ha llegado a su final; esto también aplica para metales preciosos e industriales.

4.- Los mercados reaccionaron ante los buenos datos de empleo como era de esperarse: las tasas subieron ante la idea de que la Fed podría sostener la tendencia de alza de la tasa de corto plazo e incluso llevarla hacia niveles mayores. Por su parte, las bolsas perdieron el entusiasmo que habían observado en jornadas previas.

Seguimos con cautela en nuestras posiciones en deuda ya que en los datos de las próximas semanas puede haber un cambio y ante ello podemos modificar dicha cautela con movimientos más agresivos en el mercado de dinero. En el segmento de papeles corporativos también se mantiene cautela. Se siguen teniendo posiciones en tasas flotantes, tasas reales cortas y renovación de Cetes marcan la estrategia. Sin embargo, se seguirá pendiente de la situación financiera y económica.

5.- En cuanto a las bolsas, hasta el momento el 88% de las empresas que componen el S&P 500 han revelado sus cifras, de ellas el 74% con ganancias superiores a las estimadas por el consenso; en términos de ingresos, el 63% ha superado las proyecciones.

Sin embargo, algunas de ellas han advertido de una baja mayor en sus ingresos y en la expectativa de utilidades para el tercer trimestre; además, reportes decepcionantes como el de Softbank en donde el mercado no sabe si se asumieron sus pérdidas, lo cual sugeriría la necesidad de vender posiciones elevadas en muchas emisoras. Factores de este tipo no auguran un apetito mayor en el mercado. Otro problema es que al parecer ha revivido la actividad de la inversión de bajo monto en puestas poco lógicas.

Con todos estos síntomas, agregados a las tensiones en el terreno geopolítico, no encontramos argumentos para pensar en un rally que se extienda en los mercados; vemos más probable un nuevo momento de corrección. Nuestra postura de inversión mantiene una estrategia defensiva con posiciones sectoriales; asimismo, continuamos sub-ponderados en mercados emergentes, excepto India.

El rendimiento de la Cartera Recomendada de Renta Variable Global durante la semana que concluyó el 05 de agosto resultó menor que el del benchmark (ACWI US Equity): el valor del portafolio subió en pesos 0.19% vs. 0.29% del ACWI. Dentro de la estrategia regional contribuyó positivamente la sobre-ponderación en India, mientras que a la baja impactó la sobre-ponderación en Canadá

6.- En México también se conocerá el dato de inflación al consumidor de julio y es probable que también se registre presión en la parte subyacente. De acuerdo con los últimos sondeos del mercado, es probable que Banxico aumente su tasa de referencia en 75 puntos base este jueves, postura que compartimos. Lo relevante del comunicado serán las posibles señales de una mayor flexibilidad en la política monetaria durante los próximos meses, sobre todo si el crecimiento se frena y la inflación inicia un descenso conforme a la trayectoria prevista.

A diferencia del mes de julio, la semana pasada el mercado de dinero gubernamental mexicano mostró un comportamiento muy diferente a aquel de las tasas de los bonos del Tesoro de Estados Unidos. Los bonos M registraron disminuciones considerables, de alrededor de 10 puntos base, particularmente en la parte larga de la curva mexicana, aunque es importante indicar que la parte corta de la misma tuvo ligeras alzas en promedio. Por tomar un ejemplo, el bono M que vence en 2031 (bono con vencimiento en mayo de dicho año) presentó una baja de 9 puntos base al cerrar el viernes en 8.45%. Por su lado, los Udibonos de tasa real presentaron bajas también y de niveles similares de 10 puntos base.

7.- En cuanto al sector de crédito: durante las últimas semanas se ha visto una tendencia a la baja en las tasas de los Certificados Bursátiles de tasa fija nominal y real. En la parte de sobretasas no se vieron muchos movimientos la semana pasada, incluso la liquidez ha bajado. Esta semana no hay mucha actividad en la parte de mercado primario, pero en las siguientes semanas se colocarán papeles de Consubanco, Banco Compartamos y ConCrédito, un poco enfocado a la parte de deuda bancaria y financiera.

8.- En el mercado cambiario, hay cierto nivel de estabilidad. Se cuenta con solidez y buen apoyo de las cuentas externas, aunque no se descartan nuevos episodios de inestabilidad para el peso mexicano.

El dólar amanece esta semana en niveles inferiores a $20.30 pesos por dólar, ligeramente más abajo que el cierre de la semana pasada que concluyó en $20.40 pesos por dólar.

Esperamos una nueva semana de fortaleza apoyada en el aumento a las tasas que hará el Banco de México y la estabilidad el dólar en los mercados internacionales. No hay que olvidar que el peso es una moneda que presenta volatilidad en momentos de aversión al riesgo, por ello seguimos manteniendo la idea de un movimiento dentro de un rango amplio y con un objetivo de $21.30 para final del año.

9.- En índice S&PBMV IPC concluyó con un decremento semanal de (-)2.95%; sin embargo, destacó el comportamiento de las empresas del sector aeroportuario, que terminaron con rendimientos positivos en la semana, luego que revelaron sus cifras de tráfico de pasajeros de julio, las cuales muestran que continúa la tendencia positiva.

El rendimiento de la Cartera Recomendada de Renta Variable local durante la semana que concluyó el 5 de agosto resultó mejor que el comportamiento del benchmark: el valor del portafolio bajó –2.66% vs. –2.95% del S&PBMV IPC. El factor que tuvo la mayor contribución al desempeño del Portafolio fue la sobre-ponderación en CEMEX; también contribuyó positivamente la sobre-ponderación en GAP.

El mercado manifiesta poco volumen. No vemos con que se pueda apalancar un movimiento de alza, salvo uno similar en los mercados del exterior lo cual consideramos poco probable; hay que tener posiciones bien ancladas en segmentos que puedan reducir la volatilidad con respecto al índice general.

No hay comentarios:

Publicar un comentario